domingo, 9 de agosto de 2020

Echarse un farol

Tan viejo como la pared

O dos, o tres, o cuatro. Los que hagan falta, los que te encuentres por el camino. Yo siempre miro a los faroles y por eso tropiezo con los baches del suelo. Como tengo una buena colección, os traigo unos pocos; faroles, no baches.


Cuesta de los Chinos

Se le ha ido un poco la cabeza

Estas fotos las hice hoy, esta mañana, en este domingo caluroso de agosto en nuestro paseo por el Bosque de la Alhambra, la Cuesta de los Chinos y la Carrera del Darro.

También llamada Cuesta del Rey Chico
 


jueves, 30 de julio de 2020

Ver las estrellas

Paisaje borroso
La verdad es que vimos pocas estrellas porque, aunque estábamos en un sitio alto y despejado, cuando se hizo de noche nos dimos cuenta de que había mucha contaminación lumínica y era difícil distinguir nada mas allá de Júpiter o la Osa Mayor.
Restaurante con vistas
 Bueno, si que vimos algo más: cuando volvíamos al aparcamiento a coger el coche, justo en el momento en que Pedro dijo, - Esa es Sirio, yo perdí el suelo bajo mis pies y me caí de bruces en un asfalto muy rugoso que me dejó un agujero sangriento en la rodilla y un bulto en el codo, y me ha dejado lastimada para unos días. Ahí si que vi las estrellas, pero las vi al nivel del suelo.  Ahora debo agradecer a este maldito COVID-19 el que todas llevemos un frasquito de gel hidroalcohólico en el bolso con el que me pude limpiar el hilillo de sangre que bajaba desde mi rodilla a mi sandalia y me la puso hecha una pena.
Tere de incognito

Maldita sea, esta capacidad mía de perder pie en cualquier pequeño descuido. Es cierto que el sitio estaba oscuro, el camino era irregular y estaba mal hecho y yo iba mirando al cielo, pero los dos que venían conmigo, Pedro y Tere, estaban haciendo exactamente lo mismo que yo en el mismo camino que yo. ¿Por que me pasó a mi? Vuelvo a decir lo mismo  - ¡¡MALDITA SEA!!
No importa, no me he roto nada y con un poco de natación se me pasará, y la verdad es que pasamos una estupenda velada en el Mirador del Restaurante La Ermita en lo alto de Sierra Elvira. ¡¡Gracias a Tere - gracias, gracias, gracias - por sugerir el paseo, llevarnos e invitarnos!!
Paso de Moclín - hacia poniente

 Disfrutamos de la compañía,  de la charla, de las bebidas - no sé cómo llamar a unos muy claritos tintos de verano - y de los últimos rayos del sol, que se ponía por Moclín - hacia poniente-. 
Todo sin alcohol, pero con tapas y vistas
 También disfrutamos de la vistas de la Vega, de Granada, de Sierra Nevada - de color malva - y de los pueblos y urbanizaciones que nos rodeaban hasta llegar al pie de La Alfaguara o de la Sierra de Iznalloz.
La mano de Pedro - La vega de Granada
Pero el día había sido tan caluroso que un neblina color naranja o color polvo del desierto difuminaba el paisaje. Tendremos que volver en otra ocasión a admirar y fotografiar unas vistas mas nítidas y un paisaje mas claro.
Atarfe


Las canteras

Cuarto Creciente - Volveremos para ver la luna llena
Una buena cervecita con vistas

martes, 7 de julio de 2020

No parece la misma

La Gran Vía sin tráfico

Solo los de aquí

El Pie de la Torre vacío


Alcaiceria-
La alcaicería con turistas  
Como en los planes de adelgazamiento, hay un ANTES y un DESPUÉS. 
Granada, la ciudad donde vivo, también ha cambiado mucho últimamente.  Hace muy pocos días escribí un post sobre la ciudad vacía; ahora no está vacía, está tranquila, y cuando en estos días paseo por sus calles, noto una calma que ANTES no había.
Tiendas cerradas
Fijaos en las fotos.
Esto era ANTES del COVID-19.
¿Cuándo volverán los turistas?


Esto es DESPUÉS  del COVID-19

viernes, 19 de junio de 2020

Si la vida te da limones ...

... haz limonada. 
Os mando un poquito de luz y sol
El limonero, la luz de mi jardín

Cubitos de limonada parea el vermú

Es lo que dicen los ingleses: if life gives you lemons, make lemonade  en una expresión que aunque se traduce literalmente al español, en realidad quiere decir algo como 'sacar lo mejor de algo negativo' , es decir: se fuerte si tienes problemas, mira el lado positivo del momento o algo así. 
A mi la vida me ha dado literalmente muchos limones, tengo un limonero muy generoso en el jardín y este año la cosecha ha sido esplendida; en otros sentidos la vida me ha dado los mismos limones que a cualquier persona. No es el momento de quejarse.
Pero yo he intentado sacarle partido a mis limones auténticos y no solo 'he hecho limonada'.
Aquí os enseño todo el partido que le he sacado a mis limones.
Trueque - Swapping
Te cambio unos limones que tengo repetidos

Limones para decorar y acompañar

- Regalé bolsas de limones a mis vecinas, amigas  y familia antes de que el coronavirus nos encerrara en casa. También hice algo de trueque con mi vecina la panadera, yo le regalé limones y lemon curd y ella me regaló tortas y pan de su panadería.


- Preparé limonada, claro. Con la limonada hice cubitos de hielo que sacaré del congelador para refrescar las tardes de verano. Añadidos a una simple Casera blanca hacen un delicioso refresco, sin calorías y sin alcohol.
- Hice muchas veces lemon curd  que tomamos nosotros y que también llevé de regalo en mis pocas visitas de estos meses.

Lemon curd
  - Decoré cestos, cuencos y fruteros que puse por toda la casa.
Tajine de pollo

- Encurtí limones con salmuera a la manera marroquí para hacer el tajine de pollo, y ahora busco otras recetas para poder utilizarlos.
Antonio Torres Heredia ...
Un lebrillo de limones
Vermú con los cubitos

Limones encurtidos en salmuera
- Hice limón granizado y lo congelé en las cascaras de los limones para la merienda.

- Hice cientos de fotos al árbol, a los limones y las recetas limoneras
Corté limones redondos, como Antonio Torres Heredia


- Los que han sobrado, antes de que se pusieran tristes -afligidos-, como dice el señor que vende las verduras en su camión en Maracena, están en el fondo del arcón congelador hasta el invierno que viene, cuando el limonero vuelva a ser generoso con nosotros.

- Y, finalmente, los limones me han dado el tema para este post veraniego y amarillo.


Buen verano

viernes, 12 de junio de 2020

La ciudad vacía

Puerta Real - Desierta

Cristina, la chica que me hace la limpieza de boca, me contó que en las primeras semanas del encierro tuvo que acercarse a la clínica dental donde trabaja a recoger unos papeles y hacer unas llamadas a los clientes. 
Nadie

- No había nadie por la calle. Era como pasear por la ciudad de madrugada, pero era aún  mas impresionante y daba mas miedo que si hubiera sido una madrugada normal porque era de día, totalmente de día, y yo caminaba sola por las calles del centro de Granada como si fuera un fantasma.  

Yo no salí de casa en esos días, pero me hubiera gustado fotografiar las calles sin gente, como hicieron algunos fotógrafos que nos dejaron sus imágenes en las redes sociales.  Pero tuve suerte: el domingo pasado salí de paseo por las calles de Granada y esto es lo que vi: La ciudad vacía

Calle Recogidas - yo en el centro del paso de cebra

Embovedado - parado

Los nuevos semáforos - Orgullo Gay