domingo, 12 de abril de 2015

Feliz domingo de primavera

¡Feliz Domingo de Primavera! 

Como he visto que os gustan mis fotos de flores, os traigo un buen ramillete. No hay nada como un vivero para conseguir inspiración, fotos y buenos resultados; incluso mejores que los que yo consigo en casa cuando compro las macetas: a las dos o tres semanas algunas están ya que da pena verlas.  En las fotos siempre están estupendas.
Toma general

Margaritas, sencillas y  siempre bonitas

Gerbera - siempre mejor en el vivero

En rosa  parece un tutu para ballet


Zapatitos de la virgen - parecen bolitas aplastadas

Zapatitos en amarillo - Moda de primavera

Campanas moradas




El pájaro del Paraíso
Detalle de las alas
Estas son fotos de casa. Mi vecina, Macarena, me regaló un hermoso ramo de flores del paraíso. Yo lo compartí con mi madre y con Maricarmen y con este invitado que se pegó a la flor cuando la saqué al jardín a hacerle fotos.


miércoles, 8 de abril de 2015

100 años



Mi padre nació el día 8 de abril de 1915. Hoy hubiera cumplido 100 años.
D. Nicolás de Micheo, su abuelo

D. Nicolás Flores, mi padre
De  Alférez

Por el paseo de Linares
¡Nos vamos a los toros!

Bodas de Plata - En Úbeda


Esperando
En Venecia
La firma del Presidente del Tribunal
En el ejercito

A veces iba a la playa




Haciendo pajaritas

Mas pajaritas

Una en color
Algún día escribiré más sobre él.

sábado, 4 de abril de 2015

Las flores de la Semana Santa


¿Quienes son los que críos que están encaramados en lo alto de la grúa?  ¿Es que los mayores de antes no eran personas sensatas y razonables? ¿No tenían miedo de que algún crío se rompiera la crisma?
Valiente Matuchi
!965 - Estación de Almería - Isa es la pequeña
Quizás ahora comprendáis mejor por qué me gustan tanto los jaramagos, los penitentes, las amapolas y otras flores silvestres sin nombre pero con color y olor a vacaciones de Semana Santa, a Linares, a la Estación de Almería, a procesiones, a visitas a las casas de las tías y los abuelos.  Y eso que también me evocan días siniestros, misas larguísimas, oficios tenebrosos, santos cubiertos con telas moradas, potajes insípidos, la radio callada y las películas de romanos o de la pasión en la tele, si es que había tele entonces. Pero por otra parte eran días de reuniones familiares, de pandillas de críos jugando sin parar en el patio o por las calles, cuando perseguíamos procesiones por las esquinas o las veíamos desde los balcones y admirábamos la formación marcial de los armaos y las caras largas de los penitentes. 
Muscaris
Pequeño penitente

Esperábamos al ultimo día, el Domingo de Pascua, para después de ver la ultima procesión, recoger los cestos con huevos de colores en casa de la abuela y comernos los hornazos. O al menos esconder los restos de estos bollos entre las macetas, cuando los mayores no miraban, porque la masa dulce y el huevo duro se convertían en una pasta  que no había manera de tragar.
¿De qué cofradía sois los de blanco?
¡Claro que me gustaba la Semana Santa entonces! Ahora prefiero pasar de largo por estos rituales religiosos o folclóricos que tanto apasionan a la gente y vuelven las calles de esta ciudad intransitables.  

Simples margaritas

Un buen campo de amapolas

¿Será por amapolas?
Amapolas de cerca

Pero siempre me gustarán las flores de estos días. Y por eso hoy os traigo un buen ramo de ellas.
Zapatitos

sábado, 21 de marzo de 2015

Flores silvestres o salvajes, que dicen los ingleses

Zapatitos del Niño Jesús  - Lamios


Aunque ahora ya no salgo con la bici, sí que vamos de vez en cuando por esos campos de la Alfaguara y damos unos buenos paseos.  Desde ahí os traigo unas cuantas flores que ya estamos en primavera.
Mas penitentes - como en las procesiones
Cuando los primeros jaramagos y los penitentes aparecen en el campo, ya sabemos que la Semana Santa ya está muy cerca. Y por tanto que empezará a llover para fastidiar las procesiones y los días de playa.
Que la primavera os traiga muchas ilusiones, flores, regalos o lo que sea. Y que la disfrutéis a pesar o con la lluvia.
Os traeré mas fotos. Lo prometo.  


Campos de jaramagos

Jaramagos
Aulagas
Mi bici por esos campos en primavera - Sniff!!

domingo, 15 de marzo de 2015

Regreso al pasado

Mira que le he registrado veces en los álbumes y cajas de fotos buscando algunas para escanear y meterlas en mi propia colección. Pero cuando vi esta colección por poco me da un yuyu. 

Junto al Támesis, en Marlow
Junto a la Iglesia de High Wycombe

Las dos en el Castillo de Warwick
Los edificios del colegio
Esta es una capilla, y no la del Manjón


Con  Nelson en Trafalgar Square

Un colegio con colina propia

King's College - Cambridge

¡Hasta fuimos al McDonald! Perdón por la mala calidad

Costura en nuestro apartamento

Marlow - Otra preciosa excursión

En un cajón de la cómoda de la entrada encontré unas cincuenta fotos del viaje que hice a Inglaterra con mis alumnas y con mi madre hace más de veinte años. Y creo que hacía esos veinte años que no las veía. '¡Qué jóvenes estábamos las dos y qué bien estuvo aquel viaje! (a ratos, claro)

Todavía me parto de risa cuando recuerdo el día que le pregunté a mi madre que si le gustaría venirse conmigo y con mis alumnas de Intercambio a Inglaterra durante dos semanas.  Me miró y dijo muy seria, 'Creía que nunca me ibas a llevar a Inglaterra contigo.' Algo así como, 'Ya era hora, ¿no? '
Y se vino, ¡por supuesto!
La primera semana estuvimos en el colegio, Wycombe Abbey School,  e hicimos actividades y excursiones con las chicas y mientras ellas asistían a clase con sus compañeras de Intercambio, nosotras paseábamos por la ciudad.
Las chicas pasaron la segunda semana  con sus compañeras en sus casas y nosotras nos quedamos solas en aquel inmenso colegio. 
Los edificios, residencias, aulas, salón de actos, capilla, piscina, etc., se extienden por toda una colina con bosque, lago y caminos. 
De noche, cuando volvíamos de nuestras excursiones de todo el día, sabíamos que   casi todo el mundo estaba de vacaciones y eramos de las pocas habitantes de todo aquel recinto. Nunca he echado tanto de menos tener una simple linterna para poder llegar a nuestro apartamento. Desde la cancela por la que se accedía a aquel recinto hasta nuestra casa todo estaba tan oscuro como en una novela de miedo típicamente inglesa. 
Pero a la mañana siguiente, con el buen tiempo inglés, nos echábamos de nuevo a la calle, al tren o al autobús y nos dirigíamos a otra nueva aventura.
Foto típica en Londres


¿Qué estará haciendo junto a las flores?

Si, fue una buen aventura. Aquí tenéis estas fotos para recordarla y casi vivirla con nosotras.