domingo, 8 de enero de 2017

Cuatro Miradores

Hoy hemos subido a disfrutar de las vistas de Granada y la Vega desde los miradores de la colina del Cementerio, pero no era un buen día porque, como hace varias semanas que no llueve, hay una capa de contaminación sobre la ciudad y el paisaje no se puede apreciar claramente. Así que tendremos que volver otro día con mejores condiciones climáticas.
De todas formas aquí van unas fotos.
Mirador del Cementerio

Estas son las vistas desde el Mirador del Cementerio, el que está en la curva de la carretera que sube hasta el Cementerio y al aparcamiento de la Alhambra.
Valle del Genil Y Sierra Nevada
 Desde el mismo cementerio también hay una maravillosas vistas hacia el Valle del Genil y Sierra Nevada, pero es mejor no ir por la mañana para no tener el sol de frente.
Adosados con vistas ;-)
El Mirador de dentro del Cementerio con los nichos

Este Mirador de dentro del Cementerio está muy cerca del Patio de los Alixares, donde se conserva la alberca del Palacio de los Alixares, aquel que cantaba el romance de Abenamar, pero pocos restos más porque el maravilloso palacio que describe el romance se hundió tras varios terremotos en 1431.
         ¿Qué castillos son aquellos?

         ¡Altos son y relucían!

         -El Alhambra eran, señor,

         y la otra la Mezquita;

         los otros los Alixares,

         labrados a maravilla.....

Palacio de los Alixares  - البركة
Patio de los Alixares
Cerca de este patio se encuentra el Mirador del Agua, junto al Bosque de las Cenizas,  otro lugar arreglado en el cementerio para sentarse un rato a pensar, rezar o solamente contemplar las vistas de la ciudad.
Mirador del Agua

El Bosque de las Cenizas
 
Vistas desde el Mirador del Agua
Por fin salimos del cementerio para llevaros al mejor de todos los miradores y el más desconocido: El Mirador de los Alixares. Ya se que os he hablado del Patio y del Palacio de los Alixares, pero esto es diferente. Es una extraña construcción en mitad de un campo de olivos, sin carteles que indiquen su presencia y casi sin camino que lleve hasta allí.

Si conseguís encontrarlo esto es lo que podréis disfrutar.
Eso si, id un día que el aire este limpio y a la caída de la tarde. Sentaos tranquilamente a ver el sol ponerse y disfrutad del paisaje.
 
Mirador de los Alixares - Vista de la ciudad

Mirador de los Alixares - entre olivos

Mirador de los Alixares- Vista de la Sierra


Mirador de los Alixares - las vigas al sol


La vista desde el Mirador de los Alixares  - con la contaminación encima de la ciudad 

viernes, 6 de enero de 2017

Yo lo tengo



Si alguna vez  os preguntáis a dónde fue a parar el último palacete de la calle Alhamar, no le deis mas vueltas a la cabeza: Lo tengo yo.
Cuando estaba en la casa de mi madre



Cuando nuestra madre decidió pintar su casa y simplificar la decoración de las paredes, yo me pedí el cuadro del Palacete que hizo Isa hace un montón de años. Igual que Nico se pidió el retrato del bisabuelo Micheo, pero aun no se lo llevado a su casa y está esperando que algún día se decida a hacerlo escondido entre el sofá de la salita y la litera plegable tapado con una sabana. 
El Palacete y el Bisabuelo antes de la pintura
 Así que si queréis visitar este palacete nada más que os paséis por mi galería particular en las escaleras de casa.


Por lo menos  cuando decidieron demoler el Palacete luego aprovecharon el solar para edificar un moderno hotel, justo enfrente de nuestra cafetería favorita. Pero aquí, en mi pueblo, tiraron  una preciosa casa señorial, la ultima que quedaba también, y ahora solo hay un horrible solar donde aparcan los coches entre charcos y cascotes.
La ultima casa señorial de Albolote en 2008


Derribada en 2008, justo antes de la crisis, para nada

 EL Palacete de Alhamar tenía historia. Se construyó en 1930 para residencia de señoritas, futuras maestras y alumnas de la Escuela Normal. Después de la guerra pasó a manos privadas y vivieron en él varias familias granadinas de conocidos apellidos. A algunos los conocíamos de verlos desde la ventana de nuestro cuarto de estar, ya que compartíamos con ellos el patio central de la manzana y su jardín de los naranjos.
Desde el cuarto de estar: Se ve la torre del chalet de D Juan Pfeifer
 Durante unos años permaneció sin inquilinos y estaba claro cual sería su futuro: la picota.
Hubo leves protestas para intentar conservarlo, pero su suerte estaba echada y un buen día, literalmente, un buen día porque eso tardaron en demolerlo, despareció y solo nos quedó el recuerdo y el cuadro de Isa y alguna foto añeja en blanco y negro.
Por esas casualidades de Internet, hoy he sabido que sirvió de inspiración para una novela "Una casa respetable" de un tal Javier Molina, que fue Premio de Novela Juan Valera en 2009
Cito de un articulo de Luis García Montero en EL PAIS del día 29 de abril del 2000
"Esta semana se ha destruido el último palacete de la calle Alhamar. Con un expediente tramitado de forma alarmantemente eficaz por el gobierno tres veces partido de la ciudad (PSOE, IU y PA), las máquinas recibieron el apoyo legal del municipio para acabar definitivamente con una parte de la historia de Granada."


Este Palacete merecaparecer en la GUÍA DE ARQUITECTURA DE GRANADA  (2ªEd. Marzo 2003), su autor, Carlos Jerez Mir, dice:
Edificio Calle Alhamar 46 y 48  - Año de construcción 1930  Arquitecto José Quesada
 "Es un edificio exento rodeado de jardín que se cierra  a la calle por una verja con cancelas entre pilastras. Es simétrico, correspondiendo cada mitad a una vivienda unifamiliar. Las dos cancelas centrales dan acceso a las viviendas, mientras que las laterales dan paso a las cocheras.
La variedad de volúmenes y la disposición de tejados y/o tejadillos en todas las plantas le dan un aspecto muy dinámico. Consta de planta baja,  principal, segunda y torres.
Se eleva ligeramente sobre el nivel del terreno, subiéndose por sendas escalinatas hasta los porches de entrada, que se cubren con terrazas. (...)
El interior es sobrio, en contraste con las fachadas. La planta baja se destina a  zona de día y las altas a dormitorios.
Las escaleras, de tres tramos y con baranda de fundición, se iluminan por vidrieras."

En esta guía se incluyen estas ilustraciones, 
Alzado Principal

Página completa

En el perfil de GRANADA ANTIGUA DE Facebook, aparece un articulo sobre la demolición de este Palacete que empieza con estas palabras: "Verlo ahí, rodeado de bloques macizos, nos hacía preguntarnos, al pasar, qué extraña excepción lo mantenía en pie y cuidado, con su jardín alrededor, qué extravagancia de su dueño le había impedido sortear esas leyes del mercado que dicen que lo gobiernan todo...."

También es posible volverlo a visitar en un cuadro al óleo que está colgado en la Cafetería Mayerling. Creo que el padre de algún trabajador de esta veterana cafetería de nuestro barrio es pintor y han decorado sus paredes con obras de este artista. Entre ellas una buena pintura del palacete.
Como ya desapareció de nuestros paseos por la calle Alhamar, igual que tantas otras cosas de las que hablaré otro día, si queréis volver a disfrutar de este precioso Palacete, aquí lo tenéis:
En el hueco de las escaleras
Y tan bonito como siempre. 

¡GRACIAS, ISA!

miércoles, 28 de diciembre de 2016

¿Por qué?


Hay una película sobre el arte callejero que es en realidad un falso documental del grafitero Bansky llamada  Exit Through the Gift Shop  (La salida por la Tienda de regalos)  Recuerdo ahora este titulo, aunque no he visto la película, porque eso es exactamente lo que solía decir el cartel que indicaba la salida en muchos lugares que yo he visitado en mis viajes a Inglaterra. 

Recuerdo un pequeño pueblo donde paramos a descansar camino de Ledbury y decidimos visitar la casa donde un famoso escritor había vivido una larga temporada. Por supuesto había que pagar para ver la casa, y a la salida, había que cruzar la tienda de regalos. Y siempre en la tienda de regalos comprábamos algo: unas bolas de cristal, un lápiz, una postal, un pequeño detalle para el recuerdo.
Tienda de recuerdos en Berlín
La tienda de recuerdos de la Alhambra c/ Reyes


La última vez que fui a Madrid compré postales y lápices en la tienda de regalos del Museo Thyssen y del Prado, y me  hubiera comprado algún pañuelo de seda, o foulard o bolso decorados con las imágenes de mis cuadros favoritos si pudiera costeármelos.
Museo Arqueológico Nacional

En la tienda del Museo Arqueológico Nacional -MAN, aparte del consabido lápiz, compré un libro de Isaac Asimov sobre Constantinopla. Al fin allí lo encontré. 
Tienda del Museo Carmen Thyssen

En Málaga, a veces visito la tienda del Museo Carmen Thyssen aunque no entro a ver la exposición permanente porque ya lo conozco y quizás no me interese la temporal. También suelo visitar la tienda del CAC - Centro de Arte Contemporáneo de Málaga . la ultima vez le compré a Isa p un libro de las Aventuras de Enid Blyton

En la tienda del Museo Británico en Londres Ara le compró a Pedro una pequeña reproducción de la Piedra Roseta que él guarda como si fuera  la original. En su inmensa tienda se pueden encontrar reproducciones de casi todas las maravillosas obras que allí se pueden ver.

En la cafetería de la Tate Gallery en Londres, por ejemplo, el café no era nada especial y siempre había mucha gente, pero las vistas son fantásticas.
Vistas desde la Tate Modern
Vistas desde la cafetería de la Tate Gallery en 2005
 O la elegante cafetería en el jardín del Centro de Arte Hôtel de Caumont donde visitamos la exposición "Turner y el color" en nuestra última visita a Aix-en-Provence.  También pasamos por su elegante tienda de regalos.
 
Centro de Arte Hôtel de Caumont
Se que a todos nos atraen las tiendas de los monumentos y museos y nos viene muy bien descansar y tomar algo en las cafeterías, bares o restaurantes que hay en algunos de ellos y, por supuesto, necesitamos urgentemente pasar por sus ASEOS.

En los tiempos que vivimos en este país, donde el turismo es casi nuestra principal fuente de ingresos, cualquier museo, monumento, iglesia, catedral, mansión, edificio, galería, cualquiera,  pequeño o grande, muy o poco visitado. CUALQUIERA, repito,  debería tener las instalaciones adecuadas para dar la BIENVENIDA a sus visitantes con guardarropa, taquillas o consigna, restaurantes o cafeterías, guardería de pequeños o de grandes  y grandes, limpios y cómodos aseos. Y, por supuesto, una maravillosa tienda de regalos.



¿¿¿Por qué???