jueves, 22 de febrero de 2018

Adios a las chumberas

Ha pasado la plaga - Febrero 2018
La plaga de la cochinilla silvestre - Dactylopius opuntiae- , no confundir con la cochinilla del carmín - Dactylopius coccus - lleva unos años atacando y acabando con las chumberas y parece que a nadie le preocupa, ni le pica.
Flores pobres
Para marcar lindes
En algún sitio he leído que no se está haciendo nada por salvarlas porque las chumberas, tan típicas, tan tópicas, no son plantas autóctonas, sino que fueron traídas a España desde México, entre otras cosas para criar la cochinilla del carmín, en Canarias, y para reforestar terrenos desérticos en zonas como Almería.
También se les dieron otros usos:  En el campo la gente plantaba estas generosas plantas con sus grandes pencas llenas de pinchos para marcar lindes y para evitar que el ganado entrara en las tierras cultivadas.
Como ya las chumberas no tiene este uso, parece que los bichitos están devorando las chumberas sin ningún control y por eso sus pencas ya no están verdes y tiesas, sino de color gris apagado como podéis ver en las fotos.
Las flores de la chumbera

Vivos colores
Cuando una chumbera está agotada las cochinillas se trasladan a la chumbera de al lado. Y así la plaga ha avanzado rapidamente por todo el sur de España, de provincia en provincia sin que nadie a haya controlado.
 Es como si las chumberas ya no nos importaran.
 A mi me da pena porque en nuestro paisaje seco andaluz son - eran-  tan habituales como el esparto o las pitas y en cierto modo ponían algo de verde en los campos amarillos y en las cunetas. 


Además tienen unas preciosas flores en temporada y cuando se acerca  el verano, algunos expertos sabían cortar y pelar sus frutos, los higos chumbos, y los vendían en las esquinas de nuestras calles.
Vendedora de chumbos
 

Mirad a vuestro alrededor cuando vayáis a la costa o paséis por terrenos de secano. Ya no quedan chumberas verdes y lustrosas por los caminos, terraplenes, bordes de la carretera o por nuestros paisajes. 
Ya están todas muertas.  
Así de sanas estaban en febrero de 2015

Eran parte de nuestro seco paisaje
 

martes, 6 de febrero de 2018

Valientes

¿Quien es el valiente que se atreve a subir a la Alhambra con unas gélidas temperaturas en un día tan nublado y tan gris que parecía que iba a empezar nevar de un momento a otro? 
¡Valientes!
 Nosotras fuimos las cuatro valientes que decidimos subir a ver la Alhambra bajo la nieve.

Los Jardines del Partal bajo la nieve

Hacía muchísimo frío y todo estaba embarrado y lleno de agua. 
La que no estaba en el suelo de los palacios o en los charcos de los caminos, nos caía de los tejados o los arboles mientras caminábamos por los jardines del Generalife y del Partal y los Palacios Nazaríes.
No tuvimos que hacer nada de cola para comprar las entradas, ya nos lo había dicho Pablete. 
Como hacía mal tiempo  y además estamos en temporada baja no había muchos visitantes y todos sabemos que cuando se puede pasear tranquilamente sin muchedumbres que te agobien por todos sitios es cuando realmente se disfruta de la Alhambra. 
 

¿Nos sentamos un rato?
Nosotras disfrutamos del paseo y de la compañía todo lo que pudimos, aunque tengo que  admitir que al principio fue difícil ponernos de acuerdo sobre la ruta que íbamos a hacer - ¡y eso que solamente eramos cuatro!- ; pero luego todo fue estupendamente.  
Seguimos el recorrido acordado, hicimos muchas fotos, paseamos, charlamos y nos reímos, y no nos pudimos sentar a descansar un poco porque ya ve´si cómoe staban los bancos de nieve.
Había nieve por todos sitios: en los naranjos, en las flores recién plantadas en los jardines, en las huertas del Generalife, en las torres y en la muralla de la Alhambra,  en los cerros del Albaicin y Sacromonte que se veían a lo lejos  y en los setos que teníamos cerca.  
Yo nunca había visto la Alhambra con tanta nieve y me pareció maravillosa.
¡
Tres Flores - Gracias, Matuchi
Que suerte haber podido estar allí!


Selfie las cuatro


Helado de naranja

 

Tres posando

Fresas con nata



Impresionantes vistas

En el Generalife
La nieve sobre los mirtos
La nieve en los tejadillos del Patio de los Leones

 Patio de los Leones - todo de blanco




 

viernes, 26 de enero de 2018

Yo tambien quiero despedirme de ella

Hoy, en el IDEAL digital viene esta noticia

Adiós a Encarna, uno de los rostros más conocidos de Granada

Si no vivís en Granada, es difícil que sepáis quien es esta señora, Encarna, que solo tiene o tenía nombre, porque no necesitaba apellido. Pero si soléis pasear por esta ciudad, sobre todo por la Romanilla y por Puerta Real o la calle Mesones, entonces tenéis que conocerla. Puede que no tuviera apellido, pero tenía una larga vida, muchos hijos, y nietos y siempre mucho trabajo. Pero sobre todo tenía muchas ganas de conversación y la mayoría de las veces un gesto amable y una buena carcajada.

Encarna - la vendedora de nardos
Encarna y sus nardos

Solo había que acercarse a ella a comprarle nardos, alhelíes, claveles, margaritas  o la flor de temporada que ella quisiera llevar en su carrito. Y antes, también vendía fresas en primavera, higos chumbos pelados en verano , y en invierno, zambombas.  

Grandes contrastes
Vendiendo zambombas en la calle Mesones en Navidad 2006

Solo hacia falta saludarla, preguntarle qué flores tenía, o sencillamente cómo iba la vida, que ella seguiría la conversación. 

Las mañanas que salía de paseo con mi madre siempre íbamos a comprarle flores; las dos señoras se conocían desde hacia muchos años, y siempre tenían tema de qué hablar, así que echábamos un buen rato de charla con Encarna en la esquina de la plaza de la Romanilla, justo al lado de mi puesto favorito para comprar verduras, legumbres, frutos secos y especia.

Mi puesto favorito

Nardos, chumbos, frambuesas y serbos - El puesto de Encarna

 

Las mejores legumbres

Los frutos secos mas frescos


Guapas
Dos señoras guapísimas
She only let me take a pic of her hands
Las manos, nada mas

Tengo que agradecerle la paciencia que siempre tenía conmigo cuando le pedía permiso para hacerle unas fotos, aunque en  una ocasión solo me dejó hacerle unas fotos a sus manos, y a su delantal, claro. 

Pero lo que mas me gustaba de ella, aparte de tirarle de la lengua para que me contara que no pensaba jubilarse nunca porque no quería encerrarse en su casa, era su cara, sus arrugas, su moño perfecto. Y, por supuesto, su eterna sonrisa.

ADIÓS, ENCARNA. 

Ya hacía unos meses que echaba de menos tu presencia en la esquina de la plaza.  No me atrevía a preguntar por ti. Hoy ya se que te has ido. Pero siempre estarás con nosotros.

martes, 26 de diciembre de 2017

Culillos de mal asiento



De colores

  Los vecinos de la Asociación cultural y viajera ‘Culillos de mal asiento’ de Albolote han elaborado con materiales de desecho esta colorida y original decoración de Navidad que han colgado en la Plaza del Padre Manjón
Culillos de Mal Asiento en punto de cruz

Si pensáis venir a verla os aviso de que la gente por aquí conoce a esta plaza por otro nombre: como cualquier paisano que se precie también la plaza tiene un mote : Plaza de seis dedos. Así os será mas fácil llegar. 
 
Unos detalles


Pero si os da pereza venir hasta Albolote, y eso que tenemos metro, os dejo  las fotos para que podáis disfrutar de estos simpáticos y curiosos adornos de Navidad como cualquier vecino del pueblo. Hasta pronto.
Con hilo, rafia o bolsas de plástico

Para animar un cielo muy nublado

martes, 12 de diciembre de 2017

Paseo amarillo entre ginkgos y bicicletas

El Gran Ginkgo Biloba
El ginkgo del Jardín Botánico de la Universidad
No os perdáis el espectáculo gratis y mágico de las hojas amarillas de los ginkgos en las calles y algunos parques de de Granada - Gran Vía, Plaza de Bibataubín, Parque García Lorca, Jardín Botánico de la Universidad, Calle San Jerónimo, parada de metro de Albolote ...
 Quizás ya sea un poco tarde, sobre todo después de la visita de la borrasca Ana que ha dejado las aceras llenas de hojas y los arboles pelados. Pero esta mañana aun he visto unos cuantos gingkos dorados en la Gran Vía, exactamente al lado de los Italianos, así que todavía estáis a  tiempo. 
Otoño amarillo
En el parque García Lorca

Las hojas en el seto

Calle San jerónimo con pilar

Ginkgo
Jardín Botánico

Por la Gran Vía

Por la Calle san Jerónimo

Junto a la Facultad de Derecho



Jardín Botánico de la Universidad


Creo que hablo de algo bonito en amarillo para compensar el cabreo que he pillado esta mañana al leer la primera página de IDEAL con la noticia de que varias decenas de las nuevas bicicletas amarillas de alquiler en Granada han sido destrozadas, tiradas al rio o robadas desde que empezó este sistema de transporte en nuestra ciudad hace unas semanas. Es terrible; parece que no tenemos solución.  
Tere en una de las bicis amarillas
Una bici amarilla - antes de que todas desaparezcan
Aquí tenéis a una usuaria feliz en la bicicleta.  Espero que solucionen los problemas y pronto podamos disfrutar de ellas, igual que seguimos disfrutando de nuestro metro casi todos los días. 

¡Navidad en el metro, por fin!