sábado, 7 de noviembre de 2020

Un reloj de sol y un aplique de techo

 Además de un macetero alto y un misterio.  Todo eso me ha correspondido en el sorteo de los lotes del contenido del piso del tío C.

Son terribles - me dan pánico

Pero el reloj de sol atrasa, no unos minutos, atrasa unos cuantos años y ya no tiene solución y no se qué hacer con él. Si lo pongo en la pared del patio los pájaros lo usaran de percha para lanzarse desde él al charco que se forma con la lluvia en la lona que cubre la piscina durante el invierno; y a mi no me gustan los pájaros, algunos me asustan más que los de la película de Alfred Hitchcock


Macetero alto

 

Aquí tenéis el macetero: es alto, marrón, macizo, reforzado en la parte baja para aguantar el peso de une elefante. En realidad creo que no era marrón, sino de color cerezo, solo que le hace falta una buena restauración. De momento lo he puesto junto al paragüero de la entrada y se han entendido bien desde el primer momento. Parece que siempre han estado juntos ahí. 

Aplique art-deco

El aplique estaba en el techo de la entrada de su piso pero yo ahora no sé dónde ponerlo, todos mis techos tienen ya lámpara, pero me gusta mucho y ya le encontraré un rincón. Es del mismo estilo y época que el macetero y siempre me recordará la casa de mis abuelos. Para eso son las herencias, ¿no? Para que tus herederos se acuerden de ti.

Un falso Velázquez

Y ahora os contaré el misterio:

 Yo creía haber heredado una  versión familiar de la Fragua de Vulcano - eso me habían dicho los que hicieron el sorteo-. Pero cuando tuve el cuadrito en mis manos la lámina de Velázquez se desprendió como se caen las hojas del calendario. Porque esa lámina parece sacada de uno de esos almanaques antiguos de tiendas de ultramarinos que anunciaban carne de membrillo o anís de Rute o era una 'estampa' de publicidad de los médicos de antes, no era ni siquiera una copia burda del original.  Cuando se soltó del marco, apareció el retrato de esta gitana insinuante de grandes ojos negros que posa envuelta en un mantón de Manila, con los hombros al descubierto, sentada en el alfeizar de una ventana abrazada a una guitarra a la luz de la luna. Es un lienzo muy oscuro, una imagen de la noche. 

Ahora no se a quién preguntarle quién pintó ese pequeño lienzo o por qué taparon a la sensual gitana, aunque esto último me  lo puedo imaginar.

Sello de la Fábrica de Espejos y Cuadros

En la parte de atrás del marco hay un sello de lacre donde se puede leer  FABRICA DE ESPEJOS Y CUADROS  de Don Pedro Morganti y Bayettini en Calle Marqués de Larios nº5 Málaga 1899. Hace años que esta empresa desapareció. He encontrado algunas reseñas sobre la fábrica en un artículo sobre la Calle Larios publicado en  Diario SUR:

"Cafés muy populares en la misma calle fueron el Español y La Palma Real, entre los de más feliz recuerdo. La primera institución bancaria que abrió agencia en la calle Larios fue el Banco Español de Crédito, la primera cristalería fue la de Morganti y Bayettini y la única tienda de pianos e instrumentos musicales de los primeros años de este siglo, la de López y Griffo. ..."

Así que puede que valga más el marco que el contenido, a no ser que hubiera un pintor famoso en la familia tan tímido que nunca se diera a conocer y tan osado que la censura cubrió su obra.

Ahora me doy cuenta de que he heredado un misterio y no sé cómo solucionarlo.

10 comentarios:

  1. ¿Has pasado por la Hacienda de la Junta y pagado el Impuesto de Sucesiones? Bueno, tienes 6 meses para hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón en que el marco puede ser interesante una vez restaurado. Es una versión de esa moldura tan repetida en los muebles renancentistas, que los que enmarcan llaman "de perla".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que sabes cosas. No tenía ni idea de que la moldura del marco fuera como la de unos muebles. Tendré que consultar con un restaurador.

      Eliminar
  3. Cómo nos hemos reído en casa con la lectura de tu texto. Eres magnífica hermana. Teníamos negros nubarrones sobre nuestras cabezas y tu nos has traído una calma chicha. Cómo dice tu madre; gracias, gracias, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias,gracias - de nuevo- por tus ánimos y tu apoyo siempre. Besos desde lejos.

      Eliminar
  4. La solución: ponerle de nuevo otra lámina encina....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ¿tu crees que esa gentil gitana no tiene autor famoso conocido, o no famoso sino de la familia?

      Eliminar
  5. Yo no lo taparía. Tiene su gracia... Le restauraría un poco el marco y puede quedar bien, pues tiene mucho parecido con los carteles del Corpus antiguos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es gracioso el cuadrito de la gitana. Ya veremos qué hago con él

      Eliminar