sábado, 14 de mayo de 2022

No se qué pensar

La adolescente 

... poblársele las ingles de amapolas.


 
"Huele a sangre mezclada con espliego,
venida entre un olor de resplandores.
A sangre huelen las quemadas flores
y a súbito ciprés de sangre el fuego.

Del aire baja un repentino riego
de astro y sangre resueltos en olores
y un tornado de aromas y colores
al mundo deja por la sangre ciego.

Fría y enferma y sin dormir y aullando,
desatada la fiebre va saltando,
como un temblor, por las terrazas sola.

Coagulada la luna en la cornisa
mira la adolescente sin camisa
poblársele las ingles de amapolas."

Poema de Rafael Alberti de su libro 'El Angel Erótico'

Una bendición o una maldición

  No se qué pensar, de verdad.

Las mujeres siempre hemos tenido la regla, y siempre nos ha tocado pasar unos días malos cada mes, unos meses mejores, otros mas chungos. Pero a pesar de eso, hemos ido a clase, a trabajar, de excursión, de paseo, de juerga, de viaje. Hemos hecho la vida, siempre.

Ahora plantean esta nueva ley: días de permiso para mujeres que tengan reglas dolorosas. 

Y a mi se me plantean muchas preguntas: ¿Quien decide si tienes derecho a la baja o no,  quien te da esa baja? ¿quien hace tu trabajo si tu tienes ese problema y no iras a trabajar uno o dos días cada mes?,¿quien te justifica en la empresa?, ¿quien te te paga esos días? ¿quien cuenta contigo si hay pendiente un ascenso, una promoción?

Y si tienes pendiente un viaje ¿también te quedarás en casa?  o una ruta en bicicleta, o un partido de tenis, ¿los harás? ¿te quedaras en casa? ¿quien se tomara horas o días de baja de su tiempo libre?

Además, a veces parece que los políticos y las políticas descubren la pólvora amarilla o que la tierra no es plana y dicen de pronto: -- A partir de ahora, en los centros escolares siempre habrá a disposición de las alumnas y gratis las compresas o tampones que necesiten.  Eso ya se hace en los colegios e institutos desde hace muchísimos años. Yo he sido secretaria en un Instituto mucho tiempo y siempre  se compraban los artículos higiénicos necesarios para darlos a  las chicas. Ellas siempre sabían que tenían que pedirlos en en la conserjería del centro.  Igual que también durante mucho tiempo había un botiquín con aspirinas, antiinflamatorios y otras pastillas analgésicas para el dolor menstrual u otros pequeños problemas hasta que las leyes cambiaron y se nos dijo que no podíamos dar medicinas a nuestro alumnado. 

Pero admito que es una idea fantástica lo de reducir el IVA de los productos de higiene femenina. No son artículos de lujo, son de primera necesidad. Ya va siendo hora de bajar sus altísimos precios.


3 comentarios:

  1. Yo tampoco tengo esto claro, pues se habla de “menstruaciones muy dolorosas” y eso siempre tiene una causa, la endometriosis entre otras, por lo que los médicos ya dan esas bajas cuando las mujeres que la padecen lo necesitan y son ellos los que fijan los días, no una ley. O sea, que ocurre como lo de las compresas que tú dices: que ya se está haciendo. ¿Para qué, entonces, la ley? ¿A quien obliga esa ley? ¿Al médico? ¿A la mujer para que vaya al médico a que le de la baja? ¿Le van a dar la baja en su centro de trabajo sin que la vea el médico? ¿A cualquier mujer que diga que le duele?

    Pero es que, además, solo habla de menstruaciones “muy dolorosas”, pero creo que no dice nada de “muy abundantes”, pues yo recuerdo en el colegio a niñas que las mandaban a su casa porque les había venido la regla de improviso y empapaban el uniforme. Para una chica que esté ya trabajando, ¿eso será motivo de baja o no? ¿Se podrá ir a su casa también?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? Tu tampoco ves claro la necesidad de esta ley. Por supuesto que todas conocemos a mujeres que lo pasan realmente mal los días de la regla y tienen bajas por ese motivo; pero ¿quién mide el dolor? y ¿quiénes van a ser las afortunadas que se puedan pedir la baja: las funcionarias? Porque me temo que en una empresa no den estas bajas así como así.
      A veces pienso que a estas señoras políticas de Podemos se les llena la boca de palabras y se erigen portadoras de unas soluciones que nadie les ha pedido, y nos hacen quedar como imbéciles a las demás. ¡Que depresión me entra de oír a estos/as políticos/as!

      Eliminar
    2. Yo creo que estas ministras se levantan por las mañanas dictando leyes como para discutirlas en aquellos "círculos" del 15M, sin consultar a nadie y hasta sin saber si esa ley ya está vigente.

      Eliminar