viernes, 28 de enero de 2022

Si me quieres escribir ...

 .. ya sabes mi paradero - en el frente de Gandesa, primera linea de fuego."

Eso decía la canción, pero yo no me fui a Gandesa a la primera línea de fuego sino a un Campamento Internacional de Verano, de esos que organizaba la Sección Juvenil del Movimiento - no me preguntéis de qué Movimiento hablo .

¡Qué joven! En Peñíscola
Aquel verano mi hermano Nicolás y yo pasamos quince días 'trabajando' en Gandesa de aprendices de arqueólogos junto con varios profesores de la Universidad de Barcelona que tenían más cuidado en que no destrozáramos nada con nuestras manazas que en darnos un trabajo efectivo.

Nosotros solamente teníamos que cargar la tierra que los expertos arqueólogos habían sacado de la excavación en unas carretillas de mano y la llevábamos hasta unos vertederos cercanos.  Algunos privilegiados entre nosotros, con unos pequeños cepillitos o pinceles, limpiaban de tierra los restos de cerámica que los profesores dejaban pasar por sus manos.  Tuvimos suerte de no desenterrar ningún proyectil sin estallar, los restos de la batalla del Ebro, pero si era fácil encontrar por esa zona correas o restos metálicos que no eran de la edad del bronce, sino de la edad de la lucha, el dolor y la miseria. 

En realidad, nuestros días en aquel campo de trabajo eran mas bien unas vacaciones pagadas por el Ministerio de Educación - entonces no había Ministerio de la Juventud para dar una imagen de un país culto, avanzado y preocupado por sus jóvenes entre los estudiantes extranjeros, que eran mayoría en aquel grupo.  Era el verano de 1973, Franco aun vivía pero el régimen hacia lo posible e imposible por lavarse un poco la cara. 

Lo hicieran por el motivo que lo hicieran, nosotros lo pasamos en grande: solo trabajábamos un par de horas por las mañanas, y por las tardes, nos llevaban de rutas turísticas por los alrededores. 

Excursión a La Fontcalda

Así conocí yo la Cataluña de esta parte del Ebro, rincones pintorescos como La Fontcalda o pueblos como Pinell de Brai y Mora de Ebro o Tortosa, algunos pueblos hermosos de la provincia de Teruel, como Calaceite,  y los pueblos turísticos de la Costa Dorada, Salou, Cambrils, Peñíscola. Todo me parecía nuevo y maravilloso. No aprendí nada de arqueología, pero pude practicar mis conocimientos de inglés, francés y catalán.

Buenas comidas, siempre
Hice algunos buenos amigos con los que mantuve correspondencia durante muchos años. Recuerdo a  Margaret de Manchester  porque unos meses mas tarde, Nico decidió ir a visitarla desde Cambridge, donde pasaba unos meses trabajando en la cocina del Trinity College y aprendiendo algo de inglés con el cocinero chino. Fue aquel cuso en que el Ministro de Educación, que era de Armilla, decidió que el curso debía empezar en enero en lugar de en octubre - fue el famosísimo Calendario Juliano, ya que se llamaba Julio Rodríguez. En esos tres meses Nico, además de fregar platos y comer 'fish and chips',  aprendió a circular en bici por la izquierda y a decir 'My taylor is rich'  y 'The book is on the table' y poco más.

Mis nuevos amigos del campamento me contaban historias de sus vidas y sus países que a mi me parecían venidas de otro planeta.  Guardo un recuerdo especial de una pareja joven de belgas,  Monique y Jorge,  que practicaban su español porque tenían planeado emigrar a Venezuela. Decían que en su país no había trabajo y Venezuela, tras la crisis del petróleo del año 73, era un país con un gran futuro. (¡Y tanto!)

Me encantan sus canciones desde entonces

Allí descubrí a Leonard Cohen y me enamoré de él.  Con mis amigos de Gandesa  descubrí también que el catalán no era solo la lengua de las canciones progres de Raimon, Pi de la Serra o Serrat que cantábamos a voz en grito por el pasillo de nuestra casa, sino que la gente de verdad, la gente de aquel pueblo hablaba en catalán. Y yo también hablaba en catalán con ellos que no podían creer que los entendiese. 

Fue un buen campamento. A mí me abrió los ojos, a los guiris puede que les abriera el apetito, porque nos preparaban unas comidas excelentes y nos trataron a cuerpo de reyes. 

No nos importaba dormir en las literas que habían colocado en las dependencias de la escuela municipal, ni que los aseos tuvieran pocas duchas - total, solo las usábamos las dos chicas de Murcia, Alicia y Fátima, y yo; ya sabéis: las inglesas, las francesas y las alemanas se lavan, o se lavaban, a trocitos con sus manoplas, metiendo los pies en el lavabo.  Yo me partía de risa viéndolas hacer contorsiones para poder quitarse el polvo de la excavación arqueológica y el sudor de los días de verano. 

Fuego de campamento con galletas

Si los días eran intensos, las veladas eran eternas: en el patio de tierra de la escuela hacíamos hogueras, como en un antiguo campamento de boy scouts, y alrededor cantábamos, reíamos, comíamos galletas y bebíamos. 


 


 NOTA FINAL:

He encontrado nuestro yacimiento arqueológico en la página web del Museo de Arqueología de Cataluña (MAC). Se trata del COLL DEL MORO. Esto es lo que dicen en esta pagina:

El poblado ibérico del Coll del Moro, en el municipio de Gandesa (Terra Alta) es un notable ejemplo de asentamiento artesanal y manufacturero del pueblo ibérico de los Ilercavons. Su estratégica posición apunta a que sería un asentamiento importante para controlar los intercambios comerciales entre la costa y las tierras del interior. .....

En un blog, CULTURA Y TURISMO, he encontrado esta información:

 El Coll del Moro ofrece una estupenda panorámica del pla o llanura de Gandesa y de las sierras de Montsagres. Aquí se ubicó por ello un puesto de mando de observación del Ejército Nacional durante la Batalla del Ebro en la Guerra Civil, visitado por el general Franco desde su residencia en Calaceite.

Ahora me doy cuenta de que era un yacimiento importante y en las fotos actuales se pueden observar restos de construcciones defensivas y pozos, pero os aseguro que el verano que yo estuve allí, no había mas que mucha piedras amontonadas en lo alto de una pequeña colina. ¡¡Nosotros, los arqueólogos de la Universidad de Barcelona y sus jóvenes ayudantes hicimos un buen trabajo!!

 Fuimos pioneros y fuimos felices.   Qué suerte haber tenido veranos así.


14 comentarios:

  1. Con una experiencia así, es raro que no terminaras de arqueóloga. Fue pena desperdiciar los conocimientos adquiridos con tanto trabajo y esfuerzo.

    ResponderEliminar
  2. Se echa de menos a Cohen, sí.

    http://el-macasar.blogspot.com/2016/11/leonard-cohen.html

    ResponderEliminar
  3. Qué aventura¡¡¡¡... yo que hice mi primer campamento en la Sierra de Cazorla y con los Scout de España me has dado una envidia envidiosa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Seguro que tu también puedes contar una gran historia de tus campamentos!!

      Eliminar
    2. Pues vaya... En mis tiempos, no tenías más campamentos que los del Servicio Social en Víznar o en el Castillo de la Mota, pero de eso era mejor escaquearse.

      Eliminar
  4. Lovely to see any memories of our youth...

    ResponderEliminar
  5. Entre las sacas de ramas y tierra para despejar el suelo fértil en restos arqueológicos, aprendimos el arte de hacer chuletas de cordero al Sarmiento, el sabor q deja el vino de cariñena, las melodías q Cohen dedico a Marian, el escándalo de los biquini para bañarse en el río aquel protagonizado por las participantes del otro lado de los Pirineod, la aún lejana Europa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tu atesoras también un buen montón de buenos recuerdos de aquellos días, hermano. Es cierto, aun siento el olor de las chuletas de cordero al sarmiento y del vinillo de la tierra. LO pasamos bien, ¿verdad'
      Por cierto en la foto del fuego de campamento tu eres el que está de pie de espaldas a la izquierda. ¿Te habías reconocido?

      Eliminar
  6. Oh, que tiempos aquellos en que eramos "eternos"...

    También te he añadido a mi lista de blogs.

    Un saludo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno recordar buenos momentos. Seguimos en contacto!

      Eliminar
  7. Qué bueno, Pili! De hecho, todos tus artículos lo son, he estado poniéndome al día. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Irishman, nuestro viaje a tu tierra esta en mi wishlist desde hace muchos años. No pierdo la esperanza de ver vuestra preciosa casa, tomar el sol en el terrao y brindar con una cerveza o dos - si son chicas, ¡como dice Pedro!
      Me encanta que aun me visites. No te pierdas tanto. Besos. xxxxx

      Eliminar