martes, 7 de junio de 2016

RYANAIR

Leaving
Cada viaje es una aventura


Nos hemos acostumbrado tanto a que las compañías aéreas nos maltraten  que recibimos como una bendición del cielo el que se porten un poco bien con nosotros y solo nos falta hacerle palmas con tanto entusiasmo como se aplaude al piloto que aterriza el avión sin estrellarlo contra la pista, como se hace en los vuelos de RYANAIR.
Bye, bye
Puede ser una maravillosa aventura

Parece mentira que ya hayamos olvidado las veces en que los del RYANAIR  nos hacían ir desde el embarque al avión corriendo atropelladamente por la pista del aeropuerto para coger un sitio decente -  Joder, ni que fuera el cine ALBÉNIZ del Barrio Fígares - porque no les daba la gana de asignarnos asientos al facturar.  
Aventura a la ida o a la vuelta

Nunca podré olvidar a aquella señora mayor que lloraba en la puerta del embarque porque no entendía por qué  tenía que meter su bolso en la maleta. Entonces los de RYANAIR, claro, no te dejaban subir en el avión más que con una maletita de viaje, ni bolso, mochila, ni incluso la bolsa de las tiendas  del aeropuerto. Esto  último se arregló pronto, ¡faltaría más! Pero  lo de autorizar el bolso de mano tardó un poco más y a mí esa norma me agobiaba tanto como a aquella desconsolada señora. 


Y luego están los aeropuertos baratos. El MP2 de Marsella, por ejemplo.  
Wifi gratis en el aeropuerto de Marsella!! Gracias!
La nueva terminal de Marsella MP2 - ¡Hasta Wifi gratis!
Ahora está arreglado, hay una enorme sala de espera, con butacas, tiendas , cafetería, servicios en condiciones… Casi como un aeropuerto normal. Pero en nuestros primeros viajes,  la sala de espera era un hangar con techo de uralita donde nos aglomerábamos los pacientes y pobres viajeros  sudando como pollos en mitad de un cálido verano provenzal. Sin una queja, sin un suspiro. Un sola tienda con cuatro cosas y dos revistas y una pequeña cafetería con lo justo para no morir deshidratados.  Ya os hablé una vez sobre esta experiencia, pero desahogarme de ella no significa que lo haya olvidado. (Ver mi crónica sobre 'Vacances)

Así que ahora nos sentimos ricos en la nueva terminal de Marsella. Casi como si voláramos en las líneas aéreas de Kuwait o de algún país de lujo asiático.

Hasta que un buen día los controladores aéreos franceses deciden ponerse en huelga y te cancelan el vuelo.  Eso nos pasó en el último viaje.  El día antes del vuelo recibí un SMS de RYANAIR que decía, "Su vuelo ha sido cancelado, lea el e-mail que le hemos mandado para saber qué pude usted hacer"-Aparte de maldecir a la compañía y a los controladores claro-

Tras unas horas de gestiones conseguimos un nuevo vuelo para volver a casa. ¡Menos mal! Solo que no a la misma ciudad de dónde habíamos salido, y no el mismo día.
I stayed too long at the Airport
Aeropuerto de Sevilla - R Moneo

Ya en España, desde el coche que tuvimos que alquilar para ir a Málaga a recoger nuestro coche del aeropuerto, llamé a Ara y le dije muy contenta, "¡Cómo son los de RYANAIR, hemos llegado quince minutos antes de lo previsto!" Y ella, muy tranquila y muy sabia, me contestó : "Si, solo que al día siguiente y a Sevilla!"



Y es que nuestro vuelo de regreso en realidad se había atrasado más de 24 horas, como decía Ara, y nos habían hecho dar un pequeño paseo por Sevilla.  ¡Con qué poco nos conformamos los usuarios!!

A pesar de tanto barullo y de nuestro agotamiento tras este viaje trastocado,  cuando devolvimos el coche en el aeropuerto de Málaga tuvimos la lucidez de pedir una factura por si acaso RYANAIR  nos devolvía el importe. ( Ya sabéis , 'for if the flies'
¡¡¡Y NOS LO HAN DEVUELTO!!! ¿Cómo no los vamos a querer??