miércoles, 14 de enero de 2015

Abuelorios

Para la clase de hogar en el cole
Mi colección de abalorios
Yo no debería hablar de este tema: he heredado la pasión coleccionadora de mi madre, además de su cutis y de otras cosas que no cuento, y como siga así la igualaré y la superaré. Pero hace poco descubrí que esta manía por atesorar cachivaches viene de más lejos en la familia y además está muy extendida.
Mas abalorios
Mi colección de botes -muy desordenada
Mientras que esperábamos que el pargo se hiciera en el horno de casa de Maricarmen, ella  me enseñó su magnifica colección de botes de cristal perfectamente ordenados en un armario de la cocina. ¡Que levante la mano la que no tenga en su casa otra colección parecida!
También colecciono gomas - para reutilizar
El día de Reyes fuimos a casa de tía Pili a echar un ratito con ella, tía Matilde  y algunas primas: Tía Pili nos enseñó su colección de pequeños recuerdos de familia. Los había colocado con todo primor sobre terciopelo y los había enmarcado.
¡Mirad que guapa está tía Matilde!
Selfie con los ABUELORIOS de tía Pili

 Colección particular
Fue ella la que nos dijo cómo llamaban sus nietas a estas colecciones de recuerdos que nadie quiere recordar: abuelorio. Me pareció una palabra fantástica y se la pedí prestada para traerla a este blog y, de paso, traeros unos cuantos abuelorios que me he ido encontrando por esos rincones, así, sin buscar mucho.
Estoy segura de que vosotras también teneis algo escondido que podríamos añadir a esta colección de colecciones.
Recuerdos de familia, pero no se de cual

For sentimental reasons
Tazas = macetas





Esta plancha todavía funciona



¿Os suena?
¿Y esto, os suena?

¡Venga, no seáis tímidos ni tímidas! Se que guardais colecciones de tesoros maravillosos por ahí. Animaros a compartir vuestros abuelorios con  este blog. Please!