jueves, 3 de abril de 2008

La plaza Bib-rambla

Solo tenéis que iros un día cualquiera de esta cálida primavera a la plaza Bib-rambla para disfrutar de un autentico espectáculo humano, en el mejor sentido de la palabra espectáculo. Si alguno de vosotros ha estado alguna vez en Marrackech sabrá de lo que estoy hablando. Podéis pasear, comprar flores o souvenirs o echarle comida a las palomas. Pero lo mejor de todo es que os sentéis un buen rato en una de las miles de mesas que hay para los turistas. Y entonces empieza la función, una función con música y efectos especiales que cambia según sea día laborable o fin de semana, mañana, tarde, noche, invierno o verano. Ya hace muchos años recuerdo que la gente solía ir por alli en las noches del mes de junio para ver venir a los que bajaban de los festivales vestidos de etiqueta a tomar chocolate con churros. Ahora la gente no va tan 'elegante' a los conciertos. Ahora con suerte podéis ver a los invitados de una boda en alguna de las iglesias cercanas, que hacen hora para el convite; o podréis ver a los estudiantes con sus mejores galas al final de curso que van o vienen de alguna fiesta de despedida de su colegio mayor. Claro, que si es a principio de curso, los veréis vestidos de mamarrachos en las famosas novatadas que maldita la gracia que tienen. Y si es el Corpus, entonces si que la función es otra. Además de ver, podréis oler el verano, las flores de los tilos, las fritangas y las casetas. Sea como sea, venid a la plaza Bib-rambla. Os lo aconsejo. Para demostrar lo que digo, aqui teneis unas fotos: