sábado, 12 de julio de 2008

Cerrado por obras



Cuando estudiaba el bachillerato, hace unos años ya, siempre soñé que
algún día sería arquitecta. Por entonces admiraba toda la obra de Le Corbusier y miraba las fotos de sus edificios soñando con que un día yo haría algo parecido. Lo mas que me acerqué a ese sueño a y a mi ídolo fue en las vacaciones que pasamos en Agadir (Marruecos) en el hotel 'Los Almohades' que parecía diseñado por uno de sus discípulos: era un inmenso bloque de hormigón color hormigón. Todo el mundo decía que era horrible, yo lo adoré desde el primer momento.
Ahora que ya nunca seré arquitecta me ha tocado supervisar las obras del Instituto. Y cada día las inspecciono, les hago fotos y me asombra ver cómo de un día para otro las clases, el patio, la entrada cambian de aspecto muy rapidamente. Pero mientras, aguantamos polvo, ruido calor e incomodidad los pocos que vamos quedando.

Y para que os hagáis una idea de por qué no tengo mucho tiempo os pongo unas fotos que seguro que valen mucho mas que diez millones de palabras.