domingo, 28 de febrero de 2016

Cerámica 2ª parte - Making of (que no es off)


Ya tengo en casa algunas de las cosas que hemos hecho en la clase de cerámica con Carmen. De hecho ya he colocado mi plato en el hueco de la escalera,  entre los de mi colección, de la que os hablaba en el anterior post.
¿Cual es el mío?
Los moldes de los dos platos
Siguiendo siempre las instrucciones de mi profe, hice el plato con un molde, lo bañé en esmalte transparente y pinté con óxidos, con un pincel y un tampón hecho con una pequeña esponjilla, la decoración que previamente había pensado. Ha quedado bien ¿verdad? Aquí lo podéis ver ya en la pared y aquí está la historia.
Pequeña chopera con sol y nubes

Antes de cocer en el horno

Ya cocido


Después de hacer este plato para colgar y este otro un poco más grande, con hojitas verdes y amarillas, para poner las galletas, hice  un mosaico de cuerda seca. A mí me gusta mucho esta técnica de origen andalusí pero es bastante difícil. Es preciso tener habilidad y paciencia para trazar bien la figura con la cuerda seca en el barro cocido y también para llenar el dibujo con los esmaltes. Los colores finales son casi siempre una sorpresa.
La foto original, Amanecer en Velilla

Versión simplificada
Proyecto a lápiz

La cuerda seca en los azulejos de barro cocido
Mosaico preparado para el horno
Aquí podéis ver la idea original: es un paisaje marino al amanecer en la playa de Velilla, que luego he simplificado y adaptado al tamaño de los azulejos.
Y este es el resultado final

Pequeña prueba en 15 por 15
 Todas estas 'creaciones mías' me han recordado a cuando mi vecina, en las clases de mayores de la Casa de la Cultura, aprendió a decorar figuras de escayola: llenó su porche, la pared de la entrada de su casa y la terraza de su dormitorio, que se veía desde la calle, de guirnaldas, angelotes, bodegones de frutas y otras piezas horribles llenas de fuertes colores que la llenaban de satisfacción a ella y a mí de espanto. Espero que a mis visitas no les pase otro tanto con la exposición de cerámica que tendré que poner en las paredes del patio. 
Dibujo hecho en engobe
Porque tengo más cosas:  un pequeño mural, hecho sobre engobe y luego esmaltado en azul, que podéis ver aquí,
Mural ya cocido y esmaltado
un mural hecho con modelado sobre barro en el que estoy haciendo una ventana.... ¡¡Y esto solo en dos meses!! 

No me preocupa el destino final de mis obras de arte; disfruto haciéndolas, se me va el tiempo volando y ojalá siga en esto mucho tiempo. 
Mis mándalas
Y es que hay aficiones para todos los gustos.
Unos hacen mándalas, como esta imagen de una App de mi  móvil, otros  crucigramas, sudokus, jeroglíficos, punto de cruz, ganchillo, cupcakes o incluso escriben posts o hacen fotografías, o se tragan todas las series de la tele. 
Por casualidad he leído el domigp pasado en EL PAÍS SEMANAL un articulo sobre jóvenes ceramistas españoles. Hacen cosas realmente atractivas y modernas, y además !las venden! 
Aunque yo ya no soy joven, quizás algún día tenga una obra tan bonita y la venda con tanto éxito como ellos. 
Por ahora, mis obras finales solo estarán en el patio o en el hueco de la escalera esperando vuestra vista y vuestro aplauso. ¡Espero!

viernes, 19 de febrero de 2016

Clases de cerámica - 1ª parte



Mis profesores de cerámica  de la Escuela de Artes y Oficios eran unos señores de cierta edad que pertenecían a una familia de alfareros de toda la vida, los Morales Alguacil.  Tenían una fábrica de cerámica de Fajalauza en la carretera de Murcia y eran unos auténticos maestros alfareros.
Cerámica de Fajalauza - Colección de la autora
Uno de ellos de vez en cuando se subía en aquel altísimo torno manual que había en el aula y nos hacía una perfecta demostración de su arte.
El famoso jarrón - Cortesía Internet
En una ocasión le vi hacer un jarrón del tamaño y forma del de Las Gacelas, que se puede ver en el Museo de la Alhambra, de un tirón llegando a ponerse de pie en el taburete del torno para levantar toda la pella de barro. Cuando ya estaba terminado, lo rompió y echó todo el barro a la tina donde se guardaba para reutilizarlo después de ser amasado un buen rato. 
Nos quedamos con la boca abierta. Tanto esfuerzo era solo para enseñarnos qué cosas se podían hacer con el torno y qué cosas sabia hacer él, Don Agustín, nuestro maestro.
Una vez en Túnez, también vi a un muchacho en un torno alto elaborando piezas para los turistas. ¡Era espectacular! 
Alfarero de Túnez

Yo nunca levanté más de 10 centímetros con el torno. Mi única obra de alfarería con el torno fue un lapicero que desapareció en una mudanza.
Mi espejo

El famoso plato
Pero hice otras cosas en la clase de cerámica. Aquí os enseño algunas, Con la técnica de la cuerda seca decoré un marco de espejo, un plato, algún colgante hippy y un mosaico para una mesita de jardín que se hizo mil pedazos en un día triste. Menos mal que Isa me hizo un precioso mural de diseño para sustituir el de mi mesa roto, que era solo una abstracción de un huevo frito.  También modelé un mural con agujeros que luego cubrí de esmalte color gris piedra. No quedó bien. De hecho lo colgué en la entrada de casa, encima de las macetas de los rododendros y nadie se fija en él. Mejor. 
Parte de la colección
Y luego olvidé la cerámica. Me limité a traer platos de recuerdos de los viajes o me los traían los amigos. Así junté  una buena colección que pusimos en el hueco de la escalera. ¡¡Menos mal que tenemos escalera!!

Hace unos años intenté volver al tema y Pedro me regaló un torno eléctrico. Ya os hablé de él: 'Tengo el Corazón partío'. No fue un buen momento. Me había dado ya por las fotos y aunque Nico y yo trabajamos con el torno durante un tiempo en el sótano, ahora está allí almacenando polvo, un trasto mas entre los mil trastos que se acumulan. Pienso ponerlo en funcionamiento pronto, creo.
Otro trasto más del sótano

Pero ahora que he vuelto a clases de cerámica, todo es diferente. Mi profe se llama Carmen, es joven, entusiasta y una gran artista. En sus clases nos enseña las técnicas y los materiales de la cerámica, cuerda seca, la falsa y la real, los esmaltes, los óxidos, el engobe, el modelado y muchas cosas más. Pero sobre todo me encanta su paciencia, su manera de alentarnos todo el tiempo y, por supuesto, su gran creatividad. Creo que es una artista y os recomiendo que os paséis un día por su tienda taller para admirar y comprar algunas de sus hermosas creaciones. Se llama Oficina de la Cerámica y está en el Camino de Ronda en Granada, junto a la parada de metro (je!) de Alcázar Genil
En ese link podéis ver su perfil en el facebook y en la página Ceramic Postal podeis ver algunas de sus creaciones. Seguro que os encantan.
Hoy solo os pongo unas fotos del taller - tienda de Carmen.
El escaparate

La obra de Carmen

Esta historia continuará. ¡¡Lo prometo!!

lunes, 1 de febrero de 2016

Jose María Mellado

CLOSER - José María Mellado
José María Mellado es uno de los mas grandes fotógrafos que hay en España en estos momentos, al menos para mi. 



Si vais a ver su exposición CLOSER en el Centro Cultural Caja Granada seguro que estaréis de acuerdo conmigo.

El edificio del Centro cultural
 Sus fotos son atractivas, enormes, llenas de color,  de detalles y de vida. 


No hablo de su técnica porque yo soy muy ignorante en este terreno.
Son fotos maravillosas, de esas que te enganchan desde lejos y  más aun de cerca. 
En una de sus fotos de una casa en ruinas en Almería,  los pequeños detalles de vieja pared parece que van a salirse de la foto. Esa familia que celebra una cena en la terraza de un bloque de pisos llena de vida todas las demás terrazas apagadas del bloque. Los niños que juegan al fútbol en una piscina vacía en un complejo residencial decrépito en la Habana atraen nuestra atención más que si estuviéramos viendo un 'derby' en un maravilloso estadio de fútbol, y las sombrillas que protegen a una gran familia en un día de playa en Bajo de Guía están abarrotadas de niños jugando, de verano, de pescado, de calor y de luz y de todo lo que tiene que tener una foto de verano.
Bajo de Guía - La foto del maestro


Con estos antecedentes las fotos que yo ahora incluyo en este post me parecen sosas, tristes, mal enfocadas, mal compuestas y poco nítidas; vamos, de lo peor. Ojalá me de tiempo a volver a visitar esta exposición para disfrutarla despacio y aprender mucho. 
La casa de la playa
Mi foto de la playa de Valdelagrana
Por ejemplo, esta es mi foto de la playa:


Los pocos visitantes que estábamos en el Centro Cultural de caja Granada el sábado pasado por la mañana eramos devotos del maestro. Se notaba por las cámaras que algunos llevaban y cómo fotografiaban sus fotografías.  Yo llevaré la mía y os traeré otras fotos mejores que las de hoy.

Manual esencial

También se veía que algunos querían trasmitir el amor por la fotografía a las futuras generaciones. Un padre le explicaba todas las fotos a su hija y le hacía observar con atención los detalles. Yo los observaba a ellos.
El público

Enseñando a amar la fotografía

Centro Cultural

¡Que tengáis una buena semana!  No os perdáis la exposición. Estará abierta desde el 28 de enero hasta el 3 de abril.
Entrada a la exposición



El edificio del Centro cultural