martes, 13 de diciembre de 2016

La ruta HIPONOVA



Montefrío, uno de los 10 pueblos con las mejores vistas del mundo
Desde que la revista National Geographic  eligió Montefrío como uno de los 10 pueblos con las mejores vistas del mundo yo tenía pendiente comprobarlo con mis propios ojos. Si los fotógrafos de esta prestigiosa publicación habían llegado hasta allí, yo también podía hacerlo y tomar una foto parecida a la que aparece en su web con mi maravilloso teleobjetivo CANON 70-300 que utilizo muy poco. ¡Es hora de sacarle partido!


Así que allí fuimos el sábado pasado y, aunque no coincidimos con ninguna pareja de japoneses en viaje de novios haciéndose fotos por sus calles, si que mucha otra gente había decidido visitar este pueblo en uno de los días del macro acueducto de la Constitución.

También coincidimos con la celebración de la 'proverbial' feria medieval, que va de pueblo en pueblo, como los titiriteros de la canción de Joan Manuel Serrat.

Hacía una mañana esplendida con una luz perfecta para paseos y fotos y muy buena temperatura, así que aprovechamos muy bien nuestro día en Montefrío. Para mejorar las cosas el Ayuntamiento ha puesto en marcha un pequeño tren azul que nos paseó por los miradores más importantes del pueblo. Nos evitó subir y bajar cuestas, cosas que a ciertas edades se agradece muchísimo, sobre todo si el pueblo, como pasa en Montefrío, está enclavado en una pendiente permanente. 

Imagen del diario EL MUNDO
 Desde la plaza principal el tren nos llevó por la carretera de Tocón al Mirador del National Geographic, recién bautizado con este nombre para agradecer a la revista la fama que el pueblo ha adquirido en solo un par de años.  Como había cola para hacer la foto encuadrada en el marco habitual de la portada de la revista, solo hice la foto del pueblo y seguimos viaje.
Desde el Mirador del National Geographic


El tren nos llevó por la carretera que rodea el pueblo entre las casas, las peñas y los campos de olivos. Vimos las cooperativas de aceite  y la fábrica de quesos y al regresar al pueblo paramos y visitamos el Museo del Olivo. Desde allí nuestra guía nos llevó a ver la Iglesia de San Antonio de Padua.

Previamente ella nos había explicado que después de la conquista cristiana Montefrío llego a ser un núcleo de población muy importante por estar situado en la frontera de Al-Andalus. De hecho Diego de Siloé diseñó la Iglesia de la Villa situada en el punto más alto del pueblo, junto al castillo. En el siglo XVIII se levantó una iglesia neoclásica en el centro del pueblo. Es un edificio totalmente redondo con unas curiosas dimensiones: tiene la misma medida  de alto que de largo y ancho, por lo cual cabría dentro una esfera de 29 m de diámetro. El arquitecto, Lois de Monteagudo, se inspiró en el Panteón de Agripa. Es la Iglesia de la Encarnación.
Iglesia de la Encarnación 

Con el tren no fuimos a visitar esas iglesias, pero sí nos llevó a ver la Iglesia de San AntonioEstá situada en una bonita plaza mirador desde la que también se disfruta una preciosa vista del pueblo. 

Mi déjà vu: La vista desde San Antonio 2016

Allí me quedé parada: ¡¡Yo ya había estado allí!!  De pronto recordé 'La Ruta Hiponova'.

Era Marzo de 2003 y yo llegué en bicicleta hasta esa plaza con esa iglesia e hice fotos de esa misma vista.  ¿Cómo lo había olvidado? 
La misma vista en 2003
Fue una excursión larga, dura y un poco peligrosa.  La ruta empezó en Villanueva de Mesía  y nos llevaron a los ciclistas por pistas, caminos, senderos y a trocha monte desde la salida hasta Montefrío y de allí al complejo arqueológico de la Peña de los Gitanos y regresamos al punto de partida. 45kms, un día completo. Una buena paliza. Una buena experiencia. 
 
Migas de Montefrío

Sesos al mojeteo

Requesón de Montefrío - rico, rico


También fue una buena experiencia nuestro día en Montefrío porque terminamos la ruta del tren y tomamos una buena comida en un restaurante del pueblo, Restaurante pizzeria Jomay: cosas típicas, sabrosas, bien cocinadas, servicio super amable y muy buen precio.

¿Qué más se puede pedir?