jueves, 15 de septiembre de 2016

Morir de éxito




Paradise
Vista de la Playa de Cantarriján desde el camino del acantilado
EL domingo pasado en la playa de El Cañuelo presenciamos la espectacular evacuación de un senderista accidentado
Cuando un grupo de senderistas iban por el precioso camino que recorre el acantilado desde El Cañuelo hasta la playa de Cantarriján, uno de ellos se cayó por las rocas hasta el agua y resultó bastante malherido.  
Rescate en El Cañuelo

Nosotros estábamos comiendo en el chiringuito y de repente vimos cómo la gente de la playa se agolpaba junto a las rocas y empezaban a llegar los vehículos de rescate como si aquello fuera una operación de guerra. 
Vimos llegar el coche de la Guardia Civil, dos camiones pequeños de bomberos, la ambulancia, una barca que sacó al hombre de la cala inaccesible a donde cayó y finalmente el helicóptero del 061 que llevó al lesionado excursionista al hospital.


Fue todo un espectáculo que distrajo durante un buen rato a todos los bañistas que allí estábamos y que nos parábamos  de hacer fotos.  
 Afortunadamente estos profesionales de los rescates pudieron atender al herido y evacuarlo a tiempo de esta playa, pero el accidente me hizo pensar que si ocurriera un accidente similar en la playa de Cantarriján donde habíamos estado el jueves anterior, sería totalmente  imposible organizar un rescate. 

Aunque la Playa Naturista de Cantarriján se encuentra en el Paraje Natural de los Acantilados de Maro y Cerro Gordo, y en teoría es una zona de especial protección por parte de la Consejería de Medio Ambiente, la verdad es que nadie la protege. 
Playa de Cantarriján - a tope


El Cañuelo que también está enclavada en este Paraje Natural,  tiene restringido el paso de vehículos particulares todo el año y solo se pueda acceder a ella desde el 15 de junio al 15 de septiembre en autobús. Por supuesto, siempre se puede ir andando. Pero a Cantarriján, justo al lado, se puede ir en coche sin ningún problema todos los días del año, excepto los meses de julio y agosto, cuando funciona el servicio de autobús.  

 Así que cuando empieza el buen tiempo,  los fines de semana o días de fiesta la playa de Cantarriján se llena de coches: el aparcamiento se pone a reventar, los coches llegan  hasta la misma arena de la playa, la gente aparca a ambos lados del camino de acceso y apenas deja el espacio justo para un coche. 
La playa desierta
Sin embargo, la playa de El Cañuelo, se mantiene en buen estado y bien cuidada

Además de degradar el Medio Ambiente y  de que así no se protege una zona de 'Especial Interés',  estos embotellamientos son un autentico peligro.  Si sucediera un accidente, como el que ocurrió el domingo pasado en El Cañuelo, los servicios de rescate nunca podrían llegar a socorrer a la persona accidentada.  Hay tanta ocupación de la playa que ni siquiera podría llegar el helicóptero que aterrizó en la playa de El Cañuelo. En Cantarriján el herido nunca podría ser rescatado.  la gran masificación de esta playa demuestra la falta de interés de las autoridades del Paraje Natural por resolver un problema que cada día se está haciendo más grande.

Quizás estén esperando que suceda alguna tragedia para poner freno a este disparate.