domingo, 28 de febrero de 2016

Cerámica 2ª parte - Making of (que no es off)


Ya tengo en casa algunas de las cosas que hemos hecho en la clase de cerámica con Carmen. De hecho ya he colocado mi plato en el hueco de la escalera,  entre los de mi colección, de la que os hablaba en el anterior post.
¿Cual es el mío?
Los moldes de los dos platos
Siguiendo siempre las instrucciones de mi profe, hice el plato con un molde, lo bañé en esmalte transparente y pinté con óxidos, con un pincel y un tampón hecho con una pequeña esponjilla, la decoración que previamente había pensado. Ha quedado bien ¿verdad? Aquí lo podéis ver ya en la pared y aquí está la historia.
Pequeña chopera con sol y nubes

Antes de cocer en el horno

Ya cocido


Después de hacer este plato para colgar y este otro un poco más grande, con hojitas verdes y amarillas, para poner las galletas, hice  un mosaico de cuerda seca. A mí me gusta mucho esta técnica de origen andalusí pero es bastante difícil. Es preciso tener habilidad y paciencia para trazar bien la figura con la cuerda seca en el barro cocido y también para llenar el dibujo con los esmaltes. Los colores finales son casi siempre una sorpresa.
La foto original, Amanecer en Velilla

Versión simplificada
Proyecto a lápiz

La cuerda seca en los azulejos de barro cocido
Mosaico preparado para el horno
Aquí podéis ver la idea original: es un paisaje marino al amanecer en la playa de Velilla, que luego he simplificado y adaptado al tamaño de los azulejos.
Y este es el resultado final

Pequeña prueba en 15 por 15
 Todas estas 'creaciones mías' me han recordado a cuando mi vecina, en las clases de mayores de la Casa de la Cultura, aprendió a decorar figuras de escayola: llenó su porche, la pared de la entrada de su casa y la terraza de su dormitorio, que se veía desde la calle, de guirnaldas, angelotes, bodegones de frutas y otras piezas horribles llenas de fuertes colores que la llenaban de satisfacción a ella y a mí de espanto. Espero que a mis visitas no les pase otro tanto con la exposición de cerámica que tendré que poner en las paredes del patio. 
Dibujo hecho en engobe
Porque tengo más cosas:  un pequeño mural, hecho sobre engobe y luego esmaltado en azul, que podéis ver aquí,
Mural ya cocido y esmaltado
un mural hecho con modelado sobre barro en el que estoy haciendo una ventana.... ¡¡Y esto solo en dos meses!! 

No me preocupa el destino final de mis obras de arte; disfruto haciéndolas, se me va el tiempo volando y ojalá siga en esto mucho tiempo. 
Mis mándalas
Y es que hay aficiones para todos los gustos.
Unos hacen mándalas, como esta imagen de una App de mi  móvil, otros  crucigramas, sudokus, jeroglíficos, punto de cruz, ganchillo, cupcakes o incluso escriben posts o hacen fotografías, o se tragan todas las series de la tele. 
Por casualidad he leído el domigp pasado en EL PAÍS SEMANAL un articulo sobre jóvenes ceramistas españoles. Hacen cosas realmente atractivas y modernas, y además !las venden! 
Aunque yo ya no soy joven, quizás algún día tenga una obra tan bonita y la venda con tanto éxito como ellos. 
Por ahora, mis obras finales solo estarán en el patio o en el hueco de la escalera esperando vuestra vista y vuestro aplauso. ¡Espero!