domingo, 15 de marzo de 2015

Regreso al pasado

Mira que le he registrado veces en los álbumes y cajas de fotos buscando algunas para escanear y meterlas en mi propia colección. Pero cuando vi esta colección por poco me da un yuyu. 

Junto al Támesis, en Marlow
Junto a la Iglesia de High Wycombe

Las dos en el Castillo de Warwick
Los edificios del colegio
Esta es una capilla, y no la del Manjón


Con  Nelson en Trafalgar Square

Un colegio con colina propia

King's College - Cambridge

¡Hasta fuimos al McDonald! Perdón por la mala calidad

Costura en nuestro apartamento

Marlow - Otra preciosa excursión

En un cajón de la cómoda de la entrada encontré unas cincuenta fotos del viaje que hice a Inglaterra con mis alumnas y con mi madre hace más de veinte años. Y creo que hacía esos veinte años que no las veía. '¡Qué jóvenes estábamos las dos y qué bien estuvo aquel viaje! (a ratos, claro)

Todavía me parto de risa cuando recuerdo el día que le pregunté a mi madre que si le gustaría venirse conmigo y con mis alumnas de Intercambio a Inglaterra durante dos semanas.  Me miró y dijo muy seria, 'Creía que nunca me ibas a llevar a Inglaterra contigo.' Algo así como, 'Ya era hora, ¿no? '
Y se vino, ¡por supuesto!
La primera semana estuvimos en el colegio, Wycombe Abbey School,  e hicimos actividades y excursiones con las chicas y mientras ellas asistían a clase con sus compañeras de Intercambio, nosotras paseábamos por la ciudad.
Las chicas pasaron la segunda semana  con sus compañeras en sus casas y nosotras nos quedamos solas en aquel inmenso colegio. 
Los edificios, residencias, aulas, salón de actos, capilla, piscina, etc., se extienden por toda una colina con bosque, lago y caminos. 
De noche, cuando volvíamos de nuestras excursiones de todo el día, sabíamos que   casi todo el mundo estaba de vacaciones y eramos de las pocas habitantes de todo aquel recinto. Nunca he echado tanto de menos tener una simple linterna para poder llegar a nuestro apartamento. Desde la cancela por la que se accedía a aquel recinto hasta nuestra casa todo estaba tan oscuro como en una novela de miedo típicamente inglesa. 
Pero a la mañana siguiente, con el buen tiempo inglés, nos echábamos de nuevo a la calle, al tren o al autobús y nos dirigíamos a otra nueva aventura.
Foto típica en Londres


¿Qué estará haciendo junto a las flores?

Si, fue una buen aventura. Aquí tenéis estas fotos para recordarla y casi vivirla con nosotras.