martes, 28 de octubre de 2014

La dura vida de los turistas

¡Que dura es la vida de los turistas!
Amanecer en Roma. La silueta de Santa Maria Maggiore
Un buen turista debe caminar de sol a sol literalmente: desde que el sol asoma por las cúpulas de las iglesias, hasta que se va poniendo detrás de las colinas de Roma. Debe andar cada día doce horas porque después de ponerse el sol es preciso salir a tomar algo. De esta forma podrá hablar sobre todas las cosas que ha visto: museos, edificios, casas, iglesias, calles, plazas. De vez en cuando puede y debe hace una pausa en un banco de una piazza cualquiera  y tomar un café y agua en una terraza junto con miles de personas más o  disfrutar un helado de sabor insólito y riquísimo o beber un vino de la tierra, o dos, si son chicos, que dice Pedro.

Vino y pan toscano, sin sal
Pero sobre todo, un buen turista debe alimentarse correctamente. Y eso se hace muy bien en Italia, en cualquier Trattoria, Osteria, Pizzeria o Restaurante.
Pizza Capricciosa
La pasta es casera, la masa de la pizza está crujiente y los ingredientes son generosos y sabrosos.
Calzone
Bistecca alla fiorentina

La carne ... ¿Conocéis la famosa Bistecca alla fiorentina? Mmm... No hay palabras
También  hay platos de verduras: a la plancha, guisadas, gratinadas. O platos de cuchara, como potajes o sopas. Yo probé la famosa Ribollita toscana en nuestra visita a Siena ¿o fue a Lucca? Estaba buenísima.
Como broche final de nuestro viaje, que os iré contando poco a poco, fuimos a Bolonia, a la que llaman la Roja por el color de los ladrillos de sus edificios y porque siempre hay mucho voto comunista. 
Los edificios son rojos también en Bolonia

Algo de esto debe de ser verdad porque en 24 horas en esa ciudad coincidimos con una manifestación de protesta contra los recortes del gobierno por las calles mas importantes del centro, una huelga del transporte público y otra del personal de tierra del aeropuerto que por poco nos deja sin vuelo de vuelta a casa. 
Bologna, la Rossa

Ribollita Toscana
 Pero no me quejaré: Bolonia es una ciudad preciosa, llena de encanto y con menos turistas que los otros lugares donde hemos estado. Pasear por sus larguísimos soportales es una maravillas.  Bolonia es la capital de la región de Emilia-Romagna que tiene productos gastronómicos exquisitos. No hay mas que asomarse a los puestos del mercado. 
Los productos de la región
Ahora es la temporada de las trufas y te las ofrecen en los restaurantes y en el mercado. 150€ el kilo de trufa blanca. 



Plato de carne con trufa negra en láminas.

Pero lo mas normal es tomarse unos espagueti a la boloñesa.  Solo que no se llaman así. Yo pedí un plato de tagliatelle al ragu  y pude ver la diferencia. ¡Que ricos!!
 Os dejo fotos. Las imágenes  casi siempre lo explican todo mejor. La pena es que no puedo enviaros ni el aroma ni el sabor de estos platos tan maravillosos.

jueves, 9 de octubre de 2014

En el fondo está lo mejor

Mi padre solía contar cuentecitos a quien se pusiera por delante,  ya fuera el camarero del bar donde desayunaba un café con una torta de cartón, el revisor del autobús, un  director de instituto, un profesor con algún problema, o uno de nosotros. En uno de estos famosos cuentecitos la chacha que atendía a su Eminencia Reverendísima, el señor Obispo, que había sido invitado a comer en una casa de postín, asombrada por que éste no metía bien la cuchara en su tazón de sopa de picadillo, se dirigió al ilustre invitado con estas palabras - "Ahonde, ahonde, su divina prominencia, que en el culo está lo güeno".
 Y llevaba razón, en el fondo del tazón estaba todo el jamoncito picado, el huevo y el pan que las buenas señoras anfitrionas habían puesto en esa sopa preparada con tanto esmero y dedicación para tan importante huésped.  
Clara cabreada por no sé quién
Y es que, a veces, en el fondo está lo bueno.  Y en este post, también.
Yo ya sabía, y algunos de vosotros también, que somos una familia de artistas sin descubrir y por eso os traigo de vez en cuando algunas muestras de nuestro arte. Pero ayer, en mi última visita, tuve la confirmación definitiva. 
La peña del Cambrón (Siles) por Rafa
En las casas inglesas en las mesitas de centro, entre el sofá y las butacas del salón,  hay unos enormes y maravillosos libros de fotografía a los que llaman 'coffee table books'. Son para que los invitados los hojeen mientras todos mantienen una tranquila charla y toman el té. 
En casa de nuestra madre, en la mesita del café, hay una libreta para que todo el que pase por allí deje testimonio de su visita y unos dibujillos pertinentes. 

Aquí tenéis una pequeña selección de estos dibujos:
Nico chico
Creo que es de Rafa

Paisaje de verano - Isa

Pili Román también colabora

Este es de Tere

Acuarela de Paz


   Pero ya os dije que lo mejor estaba al final.
Pienso que los  dibujos de Marta se merecen un buen marco:

La charla de la agüela con la Marta




Y su maravilloso sentido del humor merece toda una página de este blog.
Marta cuenta:  'Hemos encontrado un objeto mmmm... , sospechoso en casa de la abuela.
Estamos buscando su utilidad. 
¡Tachan tachan !
1.- La uniteta. No ... O sobra 'cosa' o falta TETA.
2.- Pa´escurrir los garbanzos.
3.- Carrera de sacos para gatos.
4.- Pa jugar a la gallinita ciega
5.- Una lampara almidoná.
Yo, como no se dibujar, hago las fotos para contribuir a este álbum familiar:
Extraño objeto aparecido en casa de la abuela¿Qué será, será??