sábado, 31 de mayo de 2014

Otra ceremonia de Graduación

!Cómo pasa el tiempo!  Esos tres que hablan al auditorio protegidos por el atril son Ángela, Diego y Nico.  Hace solo seis años entraban en 1º de la ESO. Eran tan pequeños, tan bajitos y tan niños que daba pena verlos por los pasillos muy asustados y más despistados que una cabra en un garaje. 
Despidiéndose del Instituto en nombre de sus compañeros
Poco a poco fueron tomando confianza y ahora hasta se atreven a salir voluntarios para dar el discurso de despedida al Instituto en nombre de todos sus compañeros de 2º de Bachillerato. 
Escenario del Aula magna de la Facultad de Letras
Fue un buen discurso, breve, que es de agradecer, emotivo y gracioso. No se pasaron ni una mijita e hicieron muchas referencias a las cosas que los alumnos siempre recordarán del tiempo que han pasado haciendo la ESO y el Bachillerato.
Seguro que olvidaran a sus profesores y por supuesto la mayor parte de lo que estos les enseñaron, pero nunca olvidarán los bocadillos del bar, el Viaje de Estudios, las excursiones de Tecnología, los paseos de Historia, los cotilleos en el Twitter  o la vez que se quedaron encerrados en el ascensor porque se metieron siete a la vez y se pusieron a dar saltos.
Las alumnas súper elegantes
 Aquí podéis ver a los grupos de alumnas y alumnos sentados muy formalmente, esperando que acabe el acto lo antes posible para irse pronto a celebrar el fin de los exámenes y del curso, con la cena y el baile, por supuesto.
Ya hemos terminado ¡por fin!
Para que veáis lo que ha crecido Nico pasaros por este post que hice cuando Tote terminó la ESO. Hace solo cuatro años. 
Mis felicitaciones a todos ellos, pero en especial a Nico, mi sobrino. 
Buena suerte en Selectividad y en la elección de la carrera. 
Muchos besos de parte de tu tita Monti que tanto te quiere.

sábado, 24 de mayo de 2014

Asunción

Aquí estaba el piano
Lo mejor para que un crío haga algo es prohibírselo. Y nosotros teníamos absolutamente prohibido tocar, literalmente tocar, el piano de Asunción. 

Lo que nunca entendí es que si el dichoso piano era tan importante y tan frágil ¿a qué venia que lo hubieran dejado tanto tiempo olvidado en el pasillo de casa de las tías? Era una prueba evidente de que ni el piano era tan importante, ni era tan frágil. 
Así que todos los chiquillos lo tocábamos: lo abríamos y lo tocábamos. Mas que tocarlo, aporreábamos las teclas hasta que una de las tías venía desde la cocina o el comedor chillando: "El piano no se puede tocar porque es de Asunción."
De visita-
Las visitas con la madre


Nunca llegamos a ser famosos pianistas por culpa de esa prohibición
Ahora que lo pienso, en aquella casa nunca se oía música de ninguna clase, no había radio y la tele, cuando llegó, se veía muy poco. Así que quizás a las tías les molestaba más la posible 'música' que saliera de nuestras inexpertas manos, que el posible daño al piano de Asunción.
Las amigas al fondo. Las flores, un regalo de las monjas
El caso es que el piano estuvo allí, en el pasillo de la galería, frente a la puerta del comedor durante toda nuestra infancia. De pronto desapareció, y no volvimos a oír hablar de Asunción durante mucho tiempo.
Pero un día volvió a nuestras vidas como una amiga de nuestra madre que al cabo de los años había decidido irse a vivir a un convento. 
Durante varios años ellas salían de paseo y de compras juntas por Granada en esas mañanas eternas en que nuestra madre no encontraba la hora de volver a su casa. 

Pero estos últimos años eramos nosotros quienes hacíamos posible estos encuentros de amigas. Asunción ya no podía salir y era mi madre quien iba a visitarla.  Yo he pasado muchas mañanas paseando por las cercanías del convento esperando el final de la visita para recogerla. 
En estos últimos tiempos prefería quedarme a charlar con ellas y sobre todo a tirarle de la lengua a Asunción que, a pesar de sus 97 años y su sordera, mantenía una cabeza lúcida y una memoria prodigiosa, y siempre tenía interés por preguntar cosas de la familia y antiguos conocidos, casi todos muertos, claro. Y yo le preguntaba a ella por sus historias; hablaban de Lolo, de nuestro padre, de las tías. Incluso conseguí enterarme de adónde había ido a para el maldito piano.  Y me contó varias veces aquella peregrinación que hicieron las mujeres de Acción Católica a Santiago cuando acabó la guerra en un vagón de tercera, pasando mil penalidades y pasándoselo en grande después de tanta tristeza...
Ahora ya no iremos más al convento
 Asunción murió anoche.  Quería que lo supieseis.

¿Creéis que tocará el piano en su cielo o donde quiera que esté?

domingo, 18 de mayo de 2014

Un fuerte abrazo

 Tere me ha enviado 'Un fuerte abrazo' porque le gustaría compartirlo con todos nosotros. 

Un abrazo para llenar la tarde,
abrir el día, 
tapar el roto ese de la  falda
o del alma.

Te envío un abrazo.
Un abrazo inmenso, tierno,
repleto de aromas, 
corajes, sinfonías.
Un abrazo para llenar la tarde,
abrir el día, 
tapar el roto ese de la  falda
o del alma.
Un abrazo al fin a manos llenas,
dientes repletos,
brazos abiertos, cuidadas  uñas.
Un abrazo en tres o cuatro tiempos,
los necesarios,
los suficientes para que entre dentro
y te aprisione.
Un abrazo que cobije
y te lleve al oído
esas palabras dulces
que sirven de consuelo.
Un abrazo,
sencillamente un abrazo.
Un abrazo donde esconderse
al cabo de la tarde
y saberse permitida a la derrota 
Un abrazo de hermana,
de amante, de abuela,
de niña pequeñita
que sabe a mucha más ternura
si apenas te abarca con sus manos.
 
Un abrazo de amiga, compañera,
madre, hija o camarada.
Un abrazo constancia,
extraordinariamente repetido,
al día, la hora,  los  minutos.
Un abrazo de hermana,
Un abrazo al fin,
ni más ni menos.
Un abrazo donde esconderse
al cabo de la tarde
y saberse permitida a la derrota
y a ese llanto que no nos concedemos,
por mayores, por serias, por calladas,
o simplemente
por haber agotado las lágrimas
... y a ese llanto que no nos concedemos,
en todo este camino.

Un abrazo.
Toma solo un abrazo.
Un simple, sencillo
y tierno abrazo



Como podéis ver es un poema maravilloso y Tere está muy contenta porque ha sido elegido para la antología que han preparado los del Festival Internacional de Poesía Grito de Mujer Este año casi 600 mujeres poetas hispanohablantes de más de 20 países habían remitido sus poemas a este Festival, y el poema de Tere ha sido seleccionado para un libro que podéis ver aquí: Homenaje al Festival de Poesía Grito de Mujer.



"El Festival Internacional de Poesía Grito de Mujer es un evento literario que se realiza cada año durante el mes de marzo. Tiene como objetivo rendir homenaje a la mujer y la no violencia a través de la poesía y las artes. Su primera edición tuvo lugar en el año 2011. Es convocado desde la República Dominicana, y acogido por poetas, grupos literarios e instituciones de varios países del mundo" (Wikipedia)

Yo también le envío un FUERTE ABRAZO y muchos ánimos para que siga escribiendo tan  bien hasta que llegue a publicar ella sola otro maravilloso libro de poemas. (O bien los guarde para esa ¿como se dice, Isaperformance, instalación, demostración, pop-up ...? que queremos hacer un día, o un año, de estos, para la que ¿contaremos contigo?
 

lunes, 12 de mayo de 2014

Por la Alfaguara

Tere y yo
Otro mirador
Para nosotros la Sierra de la Alfaguara, o Parque Natural de la Sierra de Huetor, es como el jardín de casa. Llevamos años recorriendo estas sierras, antes en bici, ahora a pie.
Hace unas semanas Tere, Pedro y yo fuimos de excursión por la Cañada del Sereno . La ruta empieza en la Casa Forestal de los Peñoncillos y es circular. Es fácil de seguir, está muy bien señalizada y tiene paneles para explicar todo lo que hay a nuestro alrededor. Como hizo  buen tiempo pasamos una mañana estupenda.
Pedro y Tere en un mirador


Peonías
Pinsapo en la Casa Forestal
Árboles en la Fuente de la Teja

Sierra Nevada desde la Cañada del Sereno
Ciclistas como cabras
Fuente de la Mora
También hemos hecho una excursión a la Fuente de la Mora. Esta la teníamos pendiente desde hace muchísimo tiempo porque aunque conocíamos el lugar, de hecho estuvimos allí hace unos diez años con las bicis, nunca habíamos vuelto. Nunca encontrábamos el camino. Al fin esta vez conseguimos llegar.
Prados verdes - Como en  Asturias
Como son rutas entre pinos y con fuentes podremos volver en verano. Y en otoño, y con suerte en el invierno......
La Sierra desde el Cerro Garay
Mariquita

Capullo de procesionarias