lunes, 30 de diciembre de 2013

Vuelta al cole

Mi regalo de cumpleaños
He vuelto hace poco a clase, pero solo durante un fin de semana, y no he sido la profesora. Fue porque el verano pasado, el día de la fiesta de cumpleaños, recibí el mejor regalo que me pudieron hacer Pedro y las niñas: ¡un curso de fotografía!
Era  una de esas cosas que tenía pendientes desde hace mucho tiempo; esas cosas como viajar algún día a Grecia, subir en globo, escribir un libro, exponer mis fotos en una galería,  hacer un amigurumi (como los que hace Isa, tan bonitos), pintar al óleo, conducir un camión. Ya sabéis.
Amigurumi, hecho por Isa

Primera clase: objetos que se mueven
Pero esta ilusión la he podido realizar por fin  y les doy las gracias de corazón. 

He hecho un curso de fotografía y me ha encantado. Solo han sido dos días, pero intensos y bien aprovechados con clases prácticas y teóricas y una profesora muy experta que se tomaba muy en serio explicarnos todo lo que es esencial para dominar este arte. Sobre todo me he quedado con una cosa: cuando haces una fotografía tienes que querer decir algo y tienes que decirlo bien claro y bien fuerte.

Para ello es imprescindible dominar la técnica. Eso que yo he ido improvisando día a día desde que tuve mi primera cámara, analógica. Se que es necesario entender muy bien lo que es la distancia focal, la velocidad de obturación, el zoom, los objetivos, los ISO, la composición, el enfoque, el balance de blancos, las imágenes RAW, los programas para revelar imágenes o para modificarlas. Todos estos años que llevo haciendo fotos las hecho en modo automático, sin tener en cuenta todos esos temas. Ahora me he pasado al modo manual.  Es más difícil, por ahora es mas lento, ¡pero los resultados son mucho mejores!

Todo es cuestión de práctica, dice Susana, mi profe. Es como aprender a conducir. Debo automatizar el control de los parámetros que tengo que tener en cuenta para que mi fotografía realmente diga  lo que yo quiero que diga y no cualquier cosa que pasaba por allí. 
La regla de los tercios en vertical


¡Menudo ejemplo me puso la profe! Creo que aprender a conducir y sacarme el carnet es una de las cosas mas difíciles que he hecho en mi vida.
Cerca - lejos

Y eso que no cuento lo de aprender inglés porque prácticamente lo aprendí por mi cuenta, y por eso confío en el auto-aprendizaje y en lo importante que es la motivación si realmente uno quiere aprender algo. Y yo quiero aprender a hacer BUENAS foto.
Composición en azul


Una pequeña sombra



Desde que empecé en esto de la fotografía he confiado en mi intuición para hacer fotos y ahora que voy conociendo un poco el tema, se que tendré que tirar miles de mis fotografías guardadas porque no valen nada. Bueno, al menos me servirán de recuerdo. 


Aquí he puesto algunos de las prácticas que hice durante mis clases. Yo seguiré con los ejercicios y seguiré practicando, y seguiré tirando fotos a la papelera. ¡¡Menos mal que las tarjetas de memoria salen mas baratas que las impresiones!!

Prácticas de fotografía nocturna
 La escuela donde hice el curso se llama FILMOSOFÍA y quizás algún día vuelva a ella a seguir aprendiendo mas cosas sobre el tema: iluminación, composición, retrato, vídeo. ¿Quién sabe?