domingo, 1 de diciembre de 2013

El último escalón

Solo me faltaba este último paso y, por fin, lo he dado. Mi jubilación ya es totalmente oficial.
El viernes, día 29, el Instituto organizó el Homenaje de Jubilación 2013 dedicado a los ocho profesores que este año hemos comprobado que hay otra vida fuera de la escuela.
Ahora ya me lo creo de verdad.
Jubilación 2013
Como cada año, se celebró un acto académico y formal en el salón de actos del Instituto que incluyó los discursos del Director y de Charo, en nombre de los jubilados, una conferencia de Carlos sobre La ciudad de Granada en la conmemoración del Milenio del Reino de Granada, y los conciertos de la Orquesta del Manjón y del Coro de Amigos del Manjón. Finalizamos, como siempre en estas ocasiones, cantando el Gaudeamus igitur. Bueno, yo no canto, a veces muevo los labios, pero siempre me ha emocionado el ponerme de pie y sentirme parte de toda esa gran comunidad. 

Macario, el director del coro, y María, la directora de la orquesta
Todo el acto estuvo muy bien organizado e incluyó una presentación con fotos nuestras desde hace muchos años. Teniendo en cuenta que he trabajado allí durante 30 años debo agradecer a Mati que no pusiera ninguna mía de cuando llegué. Me hubiera dado demasiada impresión ver cómo ha pasado el tiempo. No es que me sienta vieja, es que me siento los años que tengo.

Con amigos


Tras estas actividades tan serias, nos fuimos de cena. Y allí pude saludar, abrazar y ver a mucha gente a la que quiero mucho y que habían venido a estar conmigo y los demás profesores en este día. Y a recordar, de paso, que yo también les acompañé y les despedí hace unos años.... 
Con amigas

Un maravilloso regalo. una serigrafía de Manuel Vela
 



Con unas cosas y otras, acabamos la fiesta a las tantas, pero algunos acabaron más a las tantas que otros, como decían los de la Granja.
Nosotros a las dos de la mañana, salimos al frío de la vega para volver a casa. Cansados, pero contentos. 
¡¡Ahora empieza otra historia!! 

Con Francisca. Al fondo, Pedro con los colegas.
Ya os la iré contando en el blog y en mis fotos.







¡Un brindis por la jubilación!

Muchas gracias, Sr Director y Sra Vicedirectora y colaboradores, por todo el trabajo que os habéis tomado. Gracias por las cariñosas palabras de despedida, gracias por ese precioso regalo, esa lámina serigrafiada de Manolo. Será el mejor de los recuerdos de este día. Los demás recuerdos de tantos años trabajando juntos se quedan en el corazón.