jueves, 21 de noviembre de 2013

Comidas caseras

Lo malo de tener tiempo es que te de por cocinar y por tanto, por comer. Espero que a mi no me pase ninguna de estas cosas, sobre todo la segunda. Pero de vez en cuando sí que cocino algo que casi había olvidado. Sobre todo para comprobar si mi memoria sigue en forma, y mis pocas destrezas culinarias también.
o o o o o
Macarons o macarrons
Como no he sido nunca de repostería, no se hacer ni unas sencillas natillas (suena bien), no me da por hacer tartas, dulces, galletas, mermeladas, pastas, macarons,  cupcakes,  ni otras cosas similares que sí son realmente peligrosas para la dieta.
Yo me dedico a pensar o preparar platos que sean ricos y especiales para cuando venga la familia a vernos en Navidad. 


Las croquetas terminadas
Por eso, hoy he hecho croquetas. A todos nos gustan y nadie las hace ya. Vas a los bares y las pides de tapa o las compras congeladas en el Mercadona. Pero no son lo mismo. Las que hacía mi madre  estaban buenísimas,  y eso que las hacía de cien en cien, por lo menos.  A mi no me salen tan bien, pero me salen pequeñas,  bonitas y no se me revientan al freírlas, y saben a bechamel de la buena.
El cocido
Y además, como todo el mundo sabe, es una buena forma de aprovechar la carne de hacer la sopa o la que ha sobrado del cocido.
Como todavía no las hemos probado, están en el congelador esperando a las visitas, nadie más que yo las ha visto, así que les hecho unas fotos para recordar este momento.
En Internet las fotos de comida son casi tan abundantes como las de gatitos. Todo el mundo saca la cámara cuando sale la paella o el cuscús y luego sube la foto al Facebook.
Y no exagero.
Fotografas
El famoso cuscús en casa de Rafa y Alicia

Es que las cosas de comida suelen ser fotogénicas y a todos nos gusta verlas y recordarlas cuando ya nos las hemos comido.
Merienda de cumpleaños de nuestra madre
Fijaos que buen aspecto tiene el cuscús de abajo. Finalmente, la última comida familiar, por ahora.
Mmmmmmm
Otro delicioso cuscús casero