martes, 2 de marzo de 2010

Moclin




Siempre merece la pena subir a Moclín para disfrutar de las vistas desde el Castillo o desde la Ermita del Cristo del Paño.
No os aconsejo que subáis el día de la famosa romería porque podréis quedar atascados allí sin posibilidad de salir en dos o tres días
Pero eso solo es el primer domingo de octubre.
Id cualquier otro día.
En verano, en un día claro se puede ver en 360º casi toda la provincia de Granada, todo lo que los árabes, en esa ultima puerta del reino, podían controlar desde una maravillosa atalaya.
Si vais en otoño, veréis los chopos dorados del cauce río Frailes y quizá encontréis setas en los pinares que acompañan la bajada hasta Tiena.
Si vais en invierno, veréis Sierra Nevada cubierta de blanco al fondo, mas allá de inmensos campos de olivos y del Pantano de Cubillas con sus urbanizaciones  y, con suerte, la nieve cubrirá también las cumbres de la Sierra de Parapanda, de la Sierra de Cogollos o Sierra Arana, de la Sierra del Trigo, con sus molinos de viento, de los montes cercanos a Alcalá. Y si el día es limpio y frío podréis llegar a divisar la Fortaleza de la Mota coronando este hermoso pueblo. 

Pero si vais en estos días, en que a veces casi es primavera, podréis disfrutar de vistas como las de estas fotos, que hice el domingo pasado, cuando llevé a mis amigos Maud y Torsten a que compartieran conmigo uno de mis rincones favoritos.
A ellos les pareció un lugar maravilloso y estoy segura de que a vosotros os lo parecerá también.