sábado, 20 de junio de 2009

Regreso al calor del hogar



Nunca mejor dicho.
En Amsterdam el tiempo fue bueno, tirando a fresco y lluvioso pero sin pasarse. Ideal para hacer de turista.
Porque además, Amsterdam es una ciudad maravillosa para los turistas: Hay miles de museos que visitar, aunque algunos aún están en obras hasta el año 2010 y otros estaban a punto de ser reinaugurados, como el Hermitage, hay calles, canales, plazas, tiendas, ultra-modernos edificios en las islas de Java y Borneo...
Lo mas chocante de Amsterdam, para mi, es ver cómo las bicicletas , o sea, los ciclistas son los dueños de la ciudad. Circulan a gran velocidad, sorteando o arrollando peatones y coches. Se pasean entre la gente por sus carriles o por las calles e incluso las aceras o las vías del tranvía.. Dejan las bicis aparcadas donde les da la gana. Hay un enjambre permanente de bicicletas que te persiguen por donde vayas y te sorprenden al dar la vuelta a la esquina o si cometes la osadía de cruzar sin mirar.
Yo soy ciclista de weekend. Esta enorme concentración de bicis me ha dejado muy sorprendida y un poco mareada.
Aqui hay unas pocas bicis de muestra. Otro día os contaré mas cosas de esta atractiva ciudad.