lunes, 24 de marzo de 2008

El Puente del Hacho

Antes de que las nieves volvieran a rodearnos como en lo mas crudo del invierno, Pedro y yo aprovechamos el buen tiempo del Viernes Santo por la tarde para ir de excursión por la zona. Esta visita estaba pendiente desde hacía tiempo y realmente merece la pena. El Puente del Hacho está en mitad de la nada. Llegar hasta allí fue bastante complicado porque entramos por un camino equivocado y pasamos por pueblos de nombre exóticos y tan curiosos que algunos no solo tienen nombre, sino que también tiene apellido, como Pedro Martinez, o Domingo Perez, o solo son adjetivos como Delgadillo. Y otros tienen un nombre cuando se escribe y otro cuando se pronuncia. Por ejemplo Guadahortuna también llamado Guaortuna.
Os pongo el mapa aqui.
Ver mapa más grande
Como preguntando se llega a Roma, al fin conseguimos llegar a Almedinilla y de alli, por una carretera tan estrecha y tan mala que no viene en el mapa llegamos a la estación y al puente del Hacho. Bueno, a los dos puentes. Ya sabéis la historia. Si no, la podéis ver aqui: IDEAL, Las maravillas de la Provincia. Pero es mejor que los veáis con vuestros propios ojos. ¡Ah! Y mejor ir ahora, en primavera. En verano la Comarca de los Montes Orientales es el mejor ejemplo de cómo el desierto avanza irremisiblemente.