sábado, 20 de octubre de 2007

Al-Cudiat Al-Axarq

Es decir, Cerro del Sol. Que es exactamente el cerro donde está el cementerio de Granada y donde está el camino que sube al Parque de Invierno y a la Silla del Moro y donde se encuentran los restos de famosos y fabulosos palacios árabes con unas maravillosas vistas a la ciudad, que hoy harían las delicias de mas de un promotor de 'Adosados con Vistas'. Solo que es terreno protegido, es el parque periurbano de la ciudad, está controlado por el patronato de la Alhambra y es, teóricamente, intocable. Sin embargo, la zona con mejores vistas al valle del Genil arde cada verano, para escándalo de algunos y satisfacción de otros que ya se imaginan a cuánto saldrá la parcela de adosado por aquellos parajes.

El sábado pasado recorrimos las pistas y caminos que llevan desde el Palacio de los Alixares en el Cementerio hasta la Acequia Real que llevaba el agua desde el río Darro hasta la Alhambra y el Generalife. Fueron cinco horas de paseo entre pinos, olivos y por tierras tan rojas como las del Palacio Rojo Alhambra. Hice tropecientas fotos, he trepado por el Aljibe de la Lluvia, escuché las explicaciones de Eduardo como una buena alumna, me asomé a los albercones vacíos: el Albercón del Negro, el albercón roto y el albercón del francés que quería sacar oro.
Y sobre todo vi el Valle del Genil por la mañana temprano desde el Mirador del Cementerio, con la niebla subiendo poco a poco entre la Lancha de Cenes y los túneles del Serrallo, y el Valle del Darro, la Abadía del Sacromonte, las cuevas de los pied noirs, la Chumbera, el Albaicin, la muralla, San Miguel Alto y la ciudad a lo lejos.

Y para rematar tantas maravillosas vistas: la Alhambra con una nueva perspectiva. Esa que se descubre a veces en algunas fotos y te quedas pensando ¿donde se subió el fotógrafo para conseguir ver la Alhambra de espaldas? Pues la tengo, lo conseguí. Aquí la tenéis.