viernes, 14 de octubre de 2005

Harold Pinter Premio Nobel de Literatura y yo acabo de volver de Londres

¡Ya estoy en casa! Viajar es fantastico y estar con Elvi y Araceli mejor aún, pero yo ya me siento un poco cansada cuando estoy tanto tiempo por ahí y me encanta estar de vuelta en casa, con Pedro.
Aqui hace mas frío que en Londres y ayer cuando los pasajeros cruzabamos andando la pista del pequeño aeropuerto de Granada soplaba un vientecillo de la Sierra que nos estaba dejando helados. Mas de uno debió de pensar que se había equivocado de destino, vestidos como iban con sandalias y pantalones cortos.
Estuve mas de tres horas en Gatwick porque soy asi de precavida para no perder un vuelo y aunque Evelyn, que me acompañó a Victoria Station a coger el Gatwick Express, insistía en que me tranquilizara y charlaramos alli para no estar tanto tiempo sola esperando la salida de mi avión, yo no podía estar tranquila; asi que el tren me dejó en el aeropuerto a las 11.15 y el vuelo salía a las 14.15. Tuve tiempo de mirar todas las tiendas de ropa, de joyas, de perfumes, accesorios y demas apartados de aquel enorme centro comercial. Hasta tuve tiempo de que nos desalojaran del aeropuerto por una alarma de incendios. Fue todo tranquilo y civilizado y en 20 minutos volvimos a la terminal como si no hubiera pasado nada, algo asi como un simulacro de los que hacemos en el Instituto.
Pero en ninguna de las tiendas de libros vendían los de Harodl Pinter. ¿Quien iba a imaginar que le darían el Premio Nobel! Seguro que hoy se pueden encontrar facilmente.
Ha sido una sorpresa, precisamente lei en un periodico ayer que los expertos habían aplazado su decisión porque no lograban ponerse de acuerdo y porque algunos querían galardonar a un autor turco que había criticado a su gobierno y esto no gustaba a la Unión Europea, que esta considerando la posible entrada de Turquía en la misma.
Me hace ilusión conocer a este premio Nobel de Literatura, a veces premian a autores que no tenía ni idea que existieran y cuando los leo me parecen un autentico rollo. Pero a Pinter le tengo hasta cariño, será porque me lo tuve que estudiar en mi éopca de facultad y aún recuerdo sus obras: The Dumb Waiter, Old Times, The Caretaker... Las compré, las leí, tuve que hacer trabajos sobre ellas y hasta me gustaron. Y sobre todo recuerdo ahora las peliculas cuyos guiones él escribió. ¿Quien no se acuerda de El Sirviente con Dick Bogarde, o El Mensajero, o La Mujer del Teniente Francés...?
Mis felicitaciones al autor y a los ingleses. Estaran contentos, unas Olimpiadas y un Premio Nobel no se consiguen todos los años.
Y hablando de Inglaterra.... tengo tantas fotos que incluir en el blog que no se por donde empezar, asi que lo pensaré y las iré poniendo poco a poco.